Siempre decimos que es muy sano hacer ejercicio, sin embargo, los excesos también son malos, y p...

Thursday, July 14, 2016 by Anabelly Hernandez

Siempre decimos que es muy sano hacer ejercicio, sin embargo, los excesos también son malos, y por eso el sobreentrenamiento puede llegar a ser perjudicial para tu salud. Para llevar una vida sana debes practicar deporte pero ten cuidado y no te excedas ni hagas demasiado ejercicio.

Es bueno realizar deporte para alcanzar alguna meta, como mejorar nuestra calidad de vida, perder peso o prevenir enfermedades. Pero cuando se intensifica la rutina de ejercicios de manera desmedida y se llega a un esfuerzo por encima de los límites de tu resistencia física estás sufriendo sobreentrenamiento.

En lo primero en que se nota es en que baja tu rendimiento y se incrementa la frecuencia cardiaca, sobre todo por las mañanas, después de haber descansado toda la noche.

Síntomas del exceso de ejercicio:

- Lesiones: hacer demasiado ejercicio puede provocar lesiones permanentes. En algunos deportes puede provocar, por ejemplo, tendinitis y son habituales las fracturas de huesos por pérdida de masa ósea.

- Perder peso: es común en el sobreentrenamiento perder peso sin llegar a quemar grasa por la atrofia muscular, ya que el cuerpo se debilita porque los músculos se desgarran.

- Dolor continuado: no es raro que quienes practiquen ejercicio en exceso tengan dolores persistentes que pueden llegar a ser crónicos. Las contracturas musculares o dolor en las articulaciones son bastante frecuentes.

- Fatiga crónica. Es habitual que se produzca fatiga crónica por el sobreentrenamiento ya que provoca cansancio extremo, falta de energía e incluso insomnio.

- Enfermedades: también pueden producirse enfermedades por el exceso de ejercicio, ya que se debilita el sistema inmune y con él la capacidad de nuestro cuerpo de repeler y combatir enfermedades.

Por eso es recomendable practicar ejercicio pero sin excederse. Lo primero que has de tener en cuenta es que es muy importante descansar para que todos los músculos y órganos funcionen correctamente. Duerme, al menos 8 horas diarias, haz cambios en la rutina de ejercicios para evitar el agotamiento.

Si quieres aumentar la intensidad de tu rutina de ejercicios, no lo hagas de golpe, mejor de forma paulatina y controlada. Sigue una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales, para darle a tu cuerpo todas las sustancias que necesita.

De este modo conseguirás evitar los riesgos de hacer ejercicio en exceso y practicarás deporte de forma más responsable.



Fuente: SobreTodoSalud