Terminamos de hacer ejercicio y nos apetece relajarnos, a menudo tomando una copa de alcohol, pe...

Tuesday, July 05, 2016 by Anabelly Hernandez

Terminamos de hacer ejercicio y nos apetece relajarnos, a menudo tomando una copa de alcohol, pero ¿cómo le sienta a nuestro cuerpo que ingerirlo luego de practicar deporte? Si eres de los que tienen esta costumbre, lo sentimos, pero te traemos una mala noticia.

Y es que el consumo de alcohol tras la realización de ejercicio no tiene buenas consecuencias. La principal es que perjudica la recuperación física y los resultados de la próxima sesión de ejercicios, porque se reduce la tasa de proteínas miofibrilares y se suprime la respuesta anabólica de los músculos esqueléticos.

Así lo asegura un estudio publicado en la revista Plos One y llevado a cabo entre 8 hombres acostumbrados a practicar deporte regularmente.

Los participantes tuvieron que completar en tres ocasiones la misma rutina típica de ejercicios (fuerza, resistencia, actividad aeróbica…). La diferencia es que en cada ocasión variaba la lo que tomaba a continuación:
  • Sólo proteínas
  • Alcohol y proteínas
  • Alcohol y carbohidratos

Cómo actúa el alcohol

¿Y qué es lo que vieron los investigadores comparando los resultados? 
  • En primer lugar que el nivel de aminoácidos (compuestos que se combinan para formar proteínas) en sangre no varió cuando se toma alcohol.
  • Pero, en cambio, las proteínas mTOR (responsables, entre otras cosas, de la transcripción del ácido ribonucleico) y las proteínas miofibrilares disminuyeron con el consumo de alcohol. Esto lo que provoca es que la recuperación muscular sea más lenta.

Desde luego no es buena idea tomar alcohol tras practicar deporte, por mucho que nos apetezca.

3 cosas que sí debes hacer
  • Comer: ingiere proteínas y carbohidratos en los 30 minutos posteriores al ejercicio. Así te repones del desgaste energético e impides que tu cuerpo libere cortisol, una hormona que favorece la acumulación de grasas y la atrofia muscular. Lo sentimos, pero comer chocolate tampoco es buena idea.
  • Hidratarte: bebe líquidos, pero nada de alcohol y tampoco bebidas energéticas. Éstas contienen ingredientes como cafeína, ginseng o taurina, que pueden provocar nerviosismo, ansiedad y hasta problemas cardiacos. Es preferible tomar agua o bebidas isotónicas.
  • Dormir: un buen descanso es fundamental. Lo recomendable son entre 7 y 8 horas para asegurar una plena recuperación y la regeneración de tejidos de nuestro cuerpo. 


Ya lo sabes. Ejercicio y alcohol no son buenos amigos, pero hay muchas otras cosas que poner en práctica para recuperarnos tras un buen entrenamiento.



Fuente: Salud 180