La atracción entre dos personas es algo muy complejo de definir. Sin embargo, en parte, tiene qu...

Tuesday, January 03, 2017 by Anabelly Hernandez

La atracción entre dos personas es algo muy complejo de definir. Sin embargo, en parte, tiene que ver con los olores.

Según la ciencia, el olfato es lo que nos permite sentir cierta atracción hacia una persona, porque mediante el olfato percibimos las feromonas, la molécula química que se secreta por la transpiración y otros fluidos corporales y que modifica el comportamiento de los animales alrededor, en algunos casos, favoreciendo la atracción sexual. 

Este estudio sugirió que las mujeres heterosexuales se sienten atraídas hacia hombres que consumen una dieta rica en algunos alimentos.

El olor a lo que comemos 

La atracción entre dos personas y la dieta están más vinculados de lo que creíamos y no se debe solo al aspecto físico. 

Lo que comemos se refleja en el olor que nuestro cuerpo desprende hacia otra persona, principalmente si es del sexo opuesto. En los animales, esto se ha evidenciado en varios estudios. Por ejemplo, las salamandras hembras se sienten atraídas hacia los machos que consumen una dieta rica en nutrientes. Ahora, parecería que lo mismo sucede en los humanos. 

En el 2016 se realizó una serie de experimentos con hombres modificando su alimentación. Los participantes debieron alimentarse con ajo crudo o con cápsulas de ajo y luego portar almohadillas de algodón bajo los brazos por 12 horas. Más tarde, un grupo de mujeres evaluaron el olor de las almohadillas. Los resultados reportaron que los hombres que se alimentaron con ajo, resultaron tener un olor mucho más atractivo para las mujeres.

El alimento como sex appeal 

En otros estudios científicos esta misma conclusión se obtuvo con otros alimentos, no solo el ajo. En un estudio publicado en la revista Evolution and Human Behavior, se observó que las mujeres se sintieron atraídas por el olor de hombres que consumen alimentos ricos en carotenoides, que se encuentran en una amplia gama de verduras y frutas. 

Estos resultados podrían concluir que actualmente tenemos la habilidad de detectar mediante el olor a una persona con mejor salud y mayores probabilidades de mantener una alimentación balanceada. 

Así que la alimentación saludable no es solo cuestión de salud y de bienestar físico, sino también emocional.





Con información de: vix