Lego ha lanzado una red social destinada a que los más pequeños de la casa puedan compartir sus ...

Tuesday, January 31, 2017 by Lourdes López

Lego ha lanzado una red social destinada a que los más pequeños de la casa puedan compartir sus creaciones y ver las de los demás a través de una comunidad de usuarios menores de 13 años. 

Recibe el nombre de Lego Life, está ideada para manejar en tablets y tanto su versión iOS como la de Amazon Kindle Fire están disponibles desde este martes en Reino Unido, Estados Unidos, Francia y Alemania.  
El director detrás de este proyecto, Rob Lowe, señala que la aplicación surge de la necesidad de los más jóvenes para que sus amigos y una audiencia más amplia valoren sus obras. "No quieren compartirlo con su familia y, debido a su edad, no hay redes sociales a las que puedan unirse".

 Con Lego Life, que ha estado en versión beta algunos meses en Reino Unido, donde ahora goza de cierta popularidad, pueden satisfacer esa necesidad y subir las imágenes en cuestión de minutos, siempre y cuando se respeten una serie de requisitos. Entre ellos, que en la imagen no aparezcan personas, que esté relacionada con Lego, que sea apropiada para la edad y que no se publicite otras webs. 

Además, les ofrecen la posibilidad de publicar sus creaciones en la revista Lego Club, pero con más de 6 millones de miembros la probabilidad es pequeña.  La empresa ha hecho especial hincapié en que se trata una red social "segura" para despejar las dudas y reticencias de algunos padres escépticos. Para ello, trabajó en estrecha colaboración con UNICEF. Pero ¿cómo consiguen preservar la seguridad digital? En concreto, los niños no pueden usar nombres reales, la app ofrecerá un generador con una lista de palabras. Y es más, para crear la cuenta es necesario introducir un email paterno. Los comentarios, además, serán moderados y estarán restringidos. En un futuro, esperan que se puedan subir vídeos, como por ejemplo en stop-motion. 

El problema que presenta, no obstante, es que si se agrega voz en off pasará a considerarse información personal y se necesitaría un consentimiento paterno adicional. "Se tendrá que usar una forma de identificación para probar quién es. Lo importante es mantener al niño lo más anónimo posible", asegura Lowe. "No hay muchas herramientas para que los niños cuenten historias. Aquí hay una forma fácil y divertida de hacer eso".

Con información de: 20 Minutos 




Loading...