Esta característica parece ser el último gran intento por parte de las compañías de llevar la c...

Friday, October 21, 2016 by Anabelly Hernandez

Esta característica parece ser el último gran intento por parte de las compañías de llevar la calidad un paso más allá, desde el visión de cada una de ellas.

Han pasado 14 años desde la aparición del Nokia 7650, que no fue el primero en incorporar cámara, pero sí el primero en popularizar esta función a nivel internacional. En todo ese tiempo, el pensamiento con cada generación se repite: "no se puede pedir más a la fotografía móvil, se ha alcanzado el pico de calidad que un sensor y una lente tan pequeña pueden ofrecer". Y la historia se empeña en quitar la razón a la prensa y a los usuarios. Son elementos como la estabilización óptica o la doble cámara que hoy repasamos los que impulsan una evolución que no cesa.

Sin embargo, a diferencia de otras funciones que se han acabado equiparando, cada fabricante tiene un enfoque o solución para la doble cámara. Esto no quiere decir que unas sean mejores que otras, todo lo contrario. Más allá de la calidad fotográfica que finalmente ofrece cada terminal, todas las funciones de doble cámara presentadas hasta ahora son muy interesantes, y depende del uso que le queramos dar que acabe siendo una buena elección.

HTC

Aunque no fue el primer modelo en implementar doble cámara (LG Optimus 3D, se te recuerda), el HTC One M8 de 2014 sí fue el primero en presentar una solución útil con la que puso se moda la posibilidad de manejar las zonas enfocadas y desenfocadas. La unión de ambas cámaras permitía calibrar las distancias y mapear toda la imagen para conocer la profundidad de los objetos fotografiados. La parte buena es que los puntos de enfoque se podían modificar incluso después de haberse tomado la fotografía, algo genial.

La parte mala era el resultado en sí. La tecnología estaba aún muy verde y el procesado no separaba bien los bordes del fondo, por lo que se comía información y a veces desenfocaba mucho de lo que no tocaba. Aun así, fue un buen paso y, sobre todo, marcó mucha tendencia ese año.


LG

Durante el MWC 2016 de Barcelona, LG presentó el LG G5 con la novedad de la modularidad. Sin embargo, la doble cámara fue el aspecto que, según el parecer de muchos usuarios, diferenció de manera más útil al terminal. En vez de ser empleada para desenfoques, como el One M8, la doble cámara del LG G5 ofrecía la posibilidad de cambiar completamente el ángulo de visión, consiguiendo un gran angular de 135 grados que en una misma toma lograba recoger mucha más información que una foto normal.

Los resultados ofrecían lo que prometían, pero la solución seguía sin ser óptima del todo, pues la pérdida de calidad era evidente. 


Huawei

Huawei fue otra de las primeras en llegar a la guerra de la doble cámara con el Honor 6 Plus, prometiendo desenfoques con los que lograr una profundidad de campo similar a la obtenida con una apertura f1.0. La realidad es que los resultados dejaban mucho que desear, y pospusieron la inclusión de la doble cámara hasta el Huawei P9, que además de ayudar en el desenfoque, y esta vez , dar mejor resultado que el del 6 Plus y del M8, añadir una función hasta ese momento inédita.

Una de las lentes se encarga en exclusiva de tomar fotografías en monocromo, obteniendo unas fotos en blanco y negro con una profundidad muchísimo mejor que la obtenida con filtros o edición.


Apple

La solución de Apple en el iPhone 7 Plus es, en primer lugar, una continuación de los modelos anteriores. Combina dos lentes de distinta apertura y distancia focal con las que hacer un mapa de profundidad. Con la información obtenida, es capaz, de manera simulada, pero obteniendo resultados mucho mejores que las propuestas anteriores, de conseguir fotos con bokehs espectaculares. Pero es sólo la primera parte.

Gracias a la distancia focal de la lente que han llamado telefoto, 58mm, se consigue una ampliación que en la práctica no lo es. Es decir, no hay ni zoom óptico ni digital, sino un sistema que intercambia las lentes, como si cambiásemos un objetivo a una cámara réflex, pero sin necesidad de tocar nada físico, sólo un botón. Para fotografías de retratos es ideal, y lao único malo que tiene es que, al captar menos luz, no es valido para fotos nocturnas.


Alternativas

Vía software es posible conseguir resultados “parecidos” a los que estos terminales consiguen con doble cámara. Una aplicación que lo permite en Android es Google Camera, mientras que fabricantes como Samsung incluyen la opción (enfoque selectivo) en su abanico de funciones de cámara.




Con información de: elmundove