Para algunas personas, el estreñimiento es un verdadero problema. Cuando se trata de una cuestió...

Tuesday, October 11, 2016 by Anabelly Hernandez

Para algunas personas, el estreñimiento es un verdadero problema. Cuando se trata de una cuestión de motricidad intestinal, resulta molesto, pero no grave. Por el contrario, si la causa es una afección del colon, el asunto es más delicado. En caso de duda, es mejor consultar a un médico. 

Estos remedios caseros son válidos para un estreñimiento pasajero, y resultan más eficaces si van acompañados de ejercicio físico, una alimentación rica en fibra (pan integral, con salvado o cereales y verduras de hoja), junto con la ingesta de mucha agua. Si el estreñimiento dura más de 2 semanas conviene consultar a un médico. A modo de medida preventiva se aconseja tomar entre 1,5 y 2 litros de agua al día, comer frutas y verduras y hacer ejercicio, ya que la vida sedentaria favorece el estreñimiento. Date también masajes en el vientre, de manera suave y de forma regular, y educa a tu intestino yendo todos los días al baño a la misma hora.

Ciruelas: 
Está demostrado. Frescas, en zumo o jugo o en mermelada son un buen laxante natural, que es aún mejor si se toma por la noche. También puedes ponerlas en un recipiente con agua durante una noche para tomar su zumo al día siguiente.

Cloruro de magnesio: 
En caso de estreñimiento ocasional; toma 1 vasito de cloruro de magnesio por la noche, antes de irte a la cama, y sigue esta cura durante varias semanas. En caso de estreñimiento fuerte; Tómate 3 o 4 vasos al día cada 6 horas u 8 horas, durante unas 48 horas. A partir de entonces hay que reducir progresivamente 1 vaso al día hasta que se solucione el problema.

Polen y miel: 
Tanto la miel como el polen son conocidos por regular el tránsito intestinal y constituyen unos laxantes suaves. Muchos médicos ven en estos productos una excelente alternativa a los remedios más convencionales, que pueden irritar el intestino o frenar la absorción de las vitaminas. De los dos, el polen sería el más eficaz.

Con polen: Tómate 1 cucharadita rasa de polen seco antes de casa una de las tres comidas, masticándolo o diluyéndolo en agua con miel, hasta que la situación mejore.

Con miel: Tómate todas las mañanas 1 cucharadita de mien con una pieza de fruta, si es posible laxante (pasas, ciruelas o un kiwi bien maduro). Las mieles líquidas (de acacia o de cítricos, por ejemplo), ricas en fructuosa, son las que favorecen el tránsito intestinal.

Aceite de oliva: 
Para facilitar el tránsito intestinal puedes tomar simplemente aceite de oliva. Todas las mañanas, en ayudan tómate una cucharada de aceite de oliva hasta que desaparezcan los síntomas. El aceite de oliva presenta la ventaja, además, de que el intestino lo tolera muy bien.

Una tisana de alcachofa: 
Sin ser laxante, la alcachofa es un verdadero medicamento para el hígado, ya que el estreñimiento a menudo está asociado a una insuficiencia en la secreción de bilis (necesaria para desencadenar los movimientos del intestino). Mezcla hojas y tallos de alcachofa picados y llévalos a ebullición. Deja un infusión 10 minutos y tómate 2 tazas al día.




Con información de: mujerde10