La leche de vaca fue durante años uno de los alimentos más cuestionados en relación con sus ben...

Friday, October 14, 2016 by Anabelly Hernandez

La leche de vaca fue durante años uno de los alimentos más cuestionados en relación con sus beneficios y la nutrición, ya que si bien la mayoría de las personas consideran que es una parte esencial de su dieta, estudios recientes han demostrado que el consumo de leche de vaca puede, de hecho, ser perjudicial para la salud.

Para bajar de peso o mantenerse en forma, muchas personas optan por consumir leche con bajo contenido de grasa o productos derivados, con el fin de disfrutar de su delicioso sabor y sus “beneficios” sin ingerir demasiada grasa. Sin embargo, David Ludwig, un científico de la Universidad de Harvard, realizó un estudio que cuestiona los supuestos beneficios de la leche, especialmente la leche con bajo contenido de grasa.

El estudio, que fue publicado en el Diario de la Asociación Médica Americana de Pediatría, reveló que , al extraer la grasa de la leche, esta era sustituida por azúcares, que pueden ser potencialmente más perjudicial a largo plazo. Aunque, desde entonces, la población ha sido advertida sobre los peligros del consumo de bebidas azucaradas, nunca habíamos incluido la leche con bajo contenido de grasa en esta lista. En su estudio, el Dr. Luwig cuestiona la justificación que se le dio a la promoción y difusión de la leche baja en grasa, teniendo en cuenta que todos los líquidos que contienen calorías y azúcares deben ser tratados con el mismo cuidado.

¿Es necesario el consumo de leche de vaca?

El científico coincide con otros estudios para considerar que los seres humanos no adquieren beneficios nutricionales de la leche de vaca, y puede incluso llegar a ser muy perjudicial para el cuerpo. La leche de vaca es popular por su contenido de calcio, lo que para muchos expertos es esencial para la salud ósea. Sin embargo, hay otros alimentos que son más ricos en calcio que la leche de vaca, y no tienen los efectos negativos para la salud que la leche puede tener a largo plazo.

Un claro ejemplo de esto es el brócoli, la col rizada, rúcula, espinaca, entre otros, que tienen más de 160mg por porción. También hay otras fuentes, como las sardinas, nueces, semillas y verduras, que pueden ofrecer en cantidades significativas por porción. Por lo tanto, nadie debe consumir necesariamente grandes cantidades de leche para mantener los huesos sanos. En su lugar, se debe optar por aumentar el consumo de otros alimentos más saludables.

Cuando nos referimos a la leche con bajo contenido en grasa, el argumento para no consumirla se hace aún más claro. Como explica el científico de Harvard, hay pocos ensayos clínicos en los que podamos ver las diferencias claras de la leche desnatada en comparación con leche entera, en relación con sus beneficios para mantener el peso y otras ventajas para la salud. Por el contrario, varios estudios han encontrado que las personas que consumen leche con bajo contenido de grasa se sienten menos saciadas y son más propensas a aumentar de peso, ya que tienen una mayor necesidad de aumentar la ingesta de calorías.

¿De dónde viene la leche?


En la actualidad, muchos nutricionistas siguen recomendando a sus pacientes que sigan con el consumo de leche con bajo contenido de grasa cuando se trata de perder peso. Sin embargo, los estudios son cada vez más claros al afirmar que este producto no es tan bueno como el mercado ha estado diciendo desde hace algunas décadas. Los expertos sugieren que es mejor consumir leche entera, siempre que sea orgánica.

Los productos lácteos pueden llegar a mejorar la salud del corazón, la diabetes, la absorción de vitaminas, reducir el riesgo de cáncer de colon, entre otros. Sin embargo, antes de considerar que la leche es buena para la salud, todo el mundo debería hacerse primero la misma pregunta: ¿de dónde viene la leche?

Se puede decir que hoy en día es muy difícil encontrar un tipo de leche que sea verdaderamente saludable para nuestro cuerpo. La cantidad de hormonas que se aplica en las vacas para que puedan aumentar su producción diaria de leche altera significativamente el producto, que se ha convertido en algo muy peligroso para nuestro cuerpo.

Muchos de nosotros seguimos ignorando el daño que la leche puede tener en el cuerpo, pero es importante ser consciente de que las cosas ya no son como eran antes. La tecnología afecta gravemente a la comida, por lo que hoy se duda de estos productos “maravillosos y deliciosos” que se encuentran a diario en los mercados.




Con información de: biblioteca-medica