Confirmado / La llegada del verano y el consiguiente cambio de vestuario puede hacerse embarazos...

Monday, October 31, 2016 by Anabelly Hernandez

Confirmado / La llegada del verano y el consiguiente cambio de vestuario puede hacerse embarazoso si tenemos un problema estético tan común como las axilas oscuras. Anomalía que puede darse por una mera predisposición genética, por un cuidado inadecuado de la zona dejando que se acumulen gran cantidad de células muertas, por usar ropa excesivamente ajustada, por el afeitado excesivo o por algunas de las sustancias que componen la fórmula de los desodorantes antitranspirantes. Aunque existen tratamientos cosméticos en forma de leches exfoliantes o cremas blanqueadoras, también podemos recurrir a la preparación casera de ciertos remedios que nos ayuden a solventar este problema.

Combatir las axilas oscuras con remedios caseros

  Unos de los remedios caseros más efectivos para el blanqueamientos de las axilas redunda en la preparación de una suerte de crema exfoliante con avena, limón y miel. Para ello, hemos de mezclar bien los ingredientes hasta conseguir una pasta, para después colocar la combinación resultante sobre las axilas, mantenerla durante una hora y más tarde aclarar la zona.

-Si repetimos este proceso dos veces a la semana, lograremos una mejoría importante de nuestro problema. Si nos aplicamos una mezcla de limón, glicerina y aceite de almendras -en partes iguales- sobre la zona afectada unos 20 minutos antes de darnos una ducha podremos prevenir efectivamente el oscurecimiento de las axilas.

– El yogurt es un producto refrescante que puede actuar a modo de desinfectante además de otorgarle a la piel un aspecto más limpio y joven. También podemos usarlo como una alternativa casera para combatir el oscurecimiento progresivo de las axilas. En primer lugar, hemos de limpiar convenientemente la zona con aceite de oliva y después aplicar una mezcla compuesta por dos cucharadas de glicerina, el zumo de un limón pequeño y dos cucharadas de yogurt natural.

– Otro truco casero bastante sencillo de preparar consiste en la combinación de tres cucharadas de azúcar, dos cucharadas de bicarbonato de sodio y el zumo de una naranja o de un limón. Si lo dejamos actuar en las axilas durante un periodo de 15 minutos conseguiremos no solo una acción blanqueadora sino también hidratante a la par que exfoliante.




Con información de: tipsfemeninos