Claro que a todos se nos antoja una porción de torta con crema de vez en cuando, o un poco de c...

Tuesday, August 16, 2016 by Lourdes López

Claro que a todos se nos antoja una porción de torta con crema de vez en cuando, o un poco de chocolate. Sin embargo, si tienes estos antojos durante cierto tiempo, es probable que se trate de algo más: puedes tener un problema de salud.

Por eso, para prevenir que esto te suceda, tienes que estar atento a los siguientes antojos...

1. Agua


Tener mucha sed puede ser un síntoma temprano de diabetes. Y es que cuando tienes exceso de azúcar en la sangre, tus riñones tienen que trabajar en exceso para eliminarla, lo que te hace ir al baño más seguido. Y cuanto más vas al baño, más sed te da.

2. Sal



En general, nuestro cuerpo recibe más sal de la que necesitamos, debido a todas las comidas procesadas que consumimos, que suelen estar cargadas de sal. No obstante, si sientes deseos de comer más sal que de costumbre, puede tratarse del principio de la enfermedad de Addison, que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen suficiente cortisol.

3. Hielo



Esto puede parecerte extraño, pero si tienes antojos de comer hielo no es que haga demasiado calor o estés enloqueciendo: es un síntoma de deficiencia de hierro. Y no solo puedes sentir antojos de comer hielo, sino que podría tratarse de papel, tierra, arcilla...

4. Chocolate



Por supuesto que no nos referimos al antojo esporádico de chocolate, o al chocolate que se nos antoja comer cuando estamos deprimidas o con el síndrome premenstrual, sino a antojos intensos de comer chocolate. En este caso, puede tratarse de deficiencia de magnesio o vitamina D. ¡Quizás por eso se nos antoja una taza de chocolate caliente en invierno!

Información recomendada: ¡Hasta nunca! 7 alimentos que te ayudarán a combatir tus antojos de dulces

5. Patatas fritas



Sé que las patatas fritas son difíciles de resistir, y casi siempre podríamos aceptarlas con mucho gusto. Pero si alguna vez te pasó o te pasa que sientes un antojo irresistible de comer patatas fritas, es posible que se deba a algo más que el hecho de que son deliciosas: puedes estar sufriendo de una deficiencia de ácidos grasos omega-3.

Por supuesto, lo mejor que puedes hacer ante antojos anormales de comida es consultar con tu médico. Así que no dudes en hacerlo si este artículo ha despertado en ti alguna sospecha. Ya lo dicta el dicho, ¡más vale prevenir que curar!


Fuente: IMujer