A nadie le gusta tener esa incómoda “tripa cervecera”, pero, si eres de los que la tienen, está...

Thursday, August 18, 2016 by Lourdes López

A nadie le gusta tener esa incómoda “tripa cervecera”, pero, si eres de los que la tienen, estás de enhorabuena: es una de las que se quema de forma más rápida.

Además, es importante eliminarla ya que, como explicó la Dr. Teresa Lajo, endocrinóloga de la clínica de medicina integral Nuosalud, suele estar asociada a problemas metabólicos.

Para eliminarla tendremos que cambiar algunos aspectos de nuestra rutina y sufrir “un poquito”.

Ejercicio aeróbico de alta intensidad

Podríamos situar el trabajo cardiovascular como el primer paso para acabar con el tejido adiposo. De hecho, según un estudio publicado en American Journal of Physiology, el ejercicio aeróbico intenso quema un 67% más de calorías que los entrenamientos de resistencia.

En la investigación se analizaron los resultados de 249 participantes de entre 18 y 70 años, con sobrepeso, sedentarios y con dislipidemia moderada. De todos ellos, 196 terminaron la carrera y fueron asignados al azar a uno de los dos grupos de entrenamiento diferentes, uno con ejercicios de resistencia y otro con aeróbicos.

En los resultados, se demostró que los últimos presentaron una reducción de la grasa en el hígado y visceral más significativa y eficaz.

Si tu pregunta es ¿qué tipo de ejercicio cardiovascular es el mejor y el que más rápido la elimina? El personal trainer, Martí Baró, insiste en que “no hay un ejercicio concreto que queme más grasa visceral, sino que es una suma de varios. Si caminas entre 40 o 50 minutos al día, ya estás quemando grasa”.

Si no eres de los que les gusta hacer ejercicio entre cuatro paredes o se aburre en la cinta del gimnasio, siempre puedes buscar alternativas como salir al aire libre o buscar otras actividades como bailar, hacer bicicleta o nadar que también te ayudarán a quemar.

En definitiva, se trata de disfrutar y encontrar una actividad que nos motive. ¡No solo va a ser quemar grasa!

No te olvides de las pesas

“El trabajo muscular acelera tu metabolismo basal y hace que después quemes más cuando estás en estado de reposo. Cuando estas trabajando el tono muscular, consigues que el músculo se vaya comiendo la grasa”, asegura Martí Baró. Lo ideal, añade, es hacerlos unas dos o tres veces por semanas.

Debemos prestar especial atención a las repeticiones y las series: “todo lo que sea trabajar en circuito, haciendo series largas de unas 25 0 30 repeticiones y sin periodos de descanso, eso hace que quemes mucha grasa. Aquí, es como si combinases un trabajo aeróbico y a la vez muscular”.

Tu alimentación también importa

No todo iba a ser ejercicio. Una buena estructura de hábitos alimenticios también es muy importante.

“Para quemar grasa visceral es fundamental quemar más de lo que comes. Hay que combinar un plan nutricional o dieta hipocalórica con ejercicio”, señala el personal trainer.

¡Y ojo con consumir mucha fructosa y azúcares añadidos! Según un estudio de la Universidad Georgia Health Sciences, demostró que los participantes que consumieron la cantidad mas grande de fructosa tuvieron un 20% mas de grasa visceral que aquellos que comieron la menor cantidad.


Fuente: La Vanguardia