¿Tan bonita, tan simpática y sin novio? Si eres mujer, más o menos exitosa y soltera, esta p...

Wednesday, July 06, 2016 by Lourdes López

¿Tan bonita, tan simpática y sin novio?

Si eres mujer, más o menos exitosa y soltera, esta pregunta puede ser la que escuches a diarios, quizás la preferida de tu familia en las reuniones. 

Tú respondes con indiferencia o almenos ya tienes un repertorio de como contestar a este tipo de señalamiento rutinario. Podemos estar seguros que más de alguna noche la has pasado en vela haciendote esa misma pregunta. 

Pese a que todo el mundo piense que eres lo bastante interesante para no morir sola, la realidad es que sigues sola. Y no entiendes por qué.   En tu Facebook la gente se casa y tú no dejas de tener citas desastrosas en las que todo parecía ir bien... hasta que ocurre “algo” que lo tuerce. Y ese algo suele ser, casualmente, el momento en el que hablas de tu trabajo, de tus logros, de tus gustos culturales, tu independencia o tus próximos proyectos profesionales. ¿Casualidad?

Es entonces cuando, tras la duodécima cita fracaso del mes, vas a tu madre, le lloras....y ella te contesta con un: "Hija, les das miedo. Las mujeres independientes infunden respeto. Ya encontrarás a alguien que lo sepa valorar”.

O dicho de otro modo: los caballeros las prefieren tontas


La frase de tu madre podría tener su base científica. Así se deduce de un estudio de 2015 elaborado por Lora Park, psicóloga social de la Universidad de Buffalo, y sus compañeros Ariana Young y Paul Eastwick.

En tres experimentos separados, el equipo encontró que los hombres se sienten atraídos por las mujeres inteligentes cuando entre ellos media cierta distancia. Sin embargo, las encuentran menos atractivas, tanto física como emocionalmente, cuando establecían un contacto más estrecho, un cara a cara. 

En tres estudios separados, el equipo encontró que los hombres se sienten atraídos por las mujeres inteligentes desde la distancia. Las cosas cambian cuando se establece un contacto cara a cara

En el primer experimento, un grupo de estudiantes masculinos tuvo que leer un caso sobre una situación hipotética en la que una compañera les superara o fuera peor que ellos en pruebas de matemáticas e inglés. A continuación, tuvieron que imaginar cómo se habrían sentido, sus pensamientos y cómo habrían reaccionado ante esta situación. Se les pidió que calificaran a la mujer que describía el caso en términos de calidez y amabilidad y si la encontrarían atractiva para una relación a largo plazo. Si la mujer había obtenido mejores resultados que ellos en las pruebas, los hombres la calificaban como atractiva para una relación romántica a largo plazo.

En el segundo estudio la cosa cambia. En este caso, un grupo de estudiantes fue emparejado con una mujer universitaria. La prueba se llevó a cabo con unos y otros reunidos en una misma habitación, todos de cuerpo presente.

Chicos y chica tuvieron que hacer el mismo test y antes de contestar a las preguntas les dejaron un tiempo para charlar. Acabado el examen, se repartieron las puntuaciones.

Justo al acabar la prueba, los investigadores preguntaron a los chicos si les había parecido atractiva su compañera y si tendrían interés en mantener contacto con ella. Los hombres que creían que habían sido claramente superados por la mujer en el test tendían a calificarla como menos atractiva y mostraron menos deseo de intercambiar contacto o planificar una cita con ella.

De acuerdo con estas dos primeras pruebas, los hombres parecen sentirse atraídos por las mujeres que piensan que son más inteligentes o más competentes en las tareas intelectuales de lo que son ellos, pero sólo si las mujeres están a una cierta distancia psicológica y física de ellos.   En las distancias cortas, parece ser que los hombres prefieren a mujeres que no perciben como tan inteligentes.

¿Por qué ocurre esto?

Una tercera ronda de experimentos apunta a la posible causa.

En esta tercera prueba, los participantes masculinos tuvieron que evaluar su sentido de la masculinidad en las situaciones en las que habían sido más listos o habían sido sobrepasados por una mujer en la que podrían haber tenido un interés romántico potencial.

Y los científicos descubrieron que la sensación de masculinidad del hombre disminuía —así se deducía de sus respuestas— cuando se encontraban en proximidad física con una mujer que consideraban más inteligente que ellos.

O sea, todo es un caso de masculinidad herida. Hombres con el ego destrozado al ser superados por una mujer.

O lo que es lo mismo, a los hombres les gustan las mujeres inteligentes. Pero lejos.



Fuentee: PlayGround