Siempre que tenemos que perder peso, lo vemos como toda una meta inalcanzable, mucho más si que...

Saturday, July 30, 2016 by Lourdes López

Siempre que tenemos que perder peso, lo vemos como toda una meta inalcanzable, mucho más si queremos lograr este objetivo para el fin de semana.

No necesitas seguir una dieta a largo plazo para verte más delgada tan rápidamente, eso sí: tampoco funciona igual para todos los tipos de cuerpo.  De acuerdo a nutricionistas, es realista rebajar 2.2 kilos para el fin de semana, bien sea por pérdida de agua, o de centímetros en tu cintura, lo importante es que sientas el cambio.

Sigue estos consejos que funcionan tanto  por sí solos como combinados y te verás fabulosa el próximo sábado en la playa:

Reduce drásticamente la cantidad de sodio.

¿Sabía que tu barra de granola preferida o el atún enlatado pueden ser lo  mismo que una piedra de sal? En un informe reciente sobre el consumo de sodio, los investigadores encontraron que aproximadamente el 75% del sodio en la dieta típica estadounidense no viene del salero; se añade a los alimentos comerciales durante el proceso, o se lo agrega el cocinero al plato que comerás en tu restaurante favorito. De hecho, sólo el 25% se produce de forma natural y se añade en la mesa o en la cocina de su casa.

Así que corta el sodio añadido e inmediatamente perderás peso de agua y inflamación.  Para hacer frente al exceso de materia blanca, consume "no más de 500 mg por díade sodio añadido" como la sal de los alimentos procesados ​​o preparados," dice la directora Reardonde nutrición integral del Centro de Medicina IntegralDuke. Estas pueden ser fácilmente reemplazadas con harina de avena, yogur griego, y combinaciones de vegetales / granos frescos.

Un truco: mientras más potasio consumas, más rápido tu cuerpo eliminará el sodio.  Batatas, agua de coco, bananas, naranjas, albaricoques y melones son grandes fuentes de potasio.

Ve al baño con regularidad.

Aunque no es  un tema  muy agradable de abordar, mover tus entrañas es unan vía eficaz de tener un vientre plano y menos kilos en la temida balanza.  Dicho esto, no estamos diciendo que corras a los laxantes; la manera natural es la mejor opción para tu bienestar a corto y largo plazo.

En primer lugar, la fibra. Mientras que la ingesta recomendada es de 25 mg por día para las mujeres, Reardon sugiere comer de 35 a 40 g de fibra soluble (la avena, las legumbres, cebada, manzanas, peras, y linaza) e insoluble (trigo integral, cereales integrales como la cebada y el arroz integral, el calabacín, brócoli, zanahorias, verduras de hoja verde oscura, y las uvas) para aligerar su peso y verte como que has perdido 2.2 kilogramos.

Ambos tipos de fibra son igualmente importantes para la salud, la digestión y la prevención de enfermedades como las enfermedades del corazón, la diabetes, la obesidad y estreñimiento

Come únicamente alimentos enteros.

Los nutricionistas insisten en comer alimentos integrales tanto por salud como tip para perder peso.  Y es que como le estás dando a tu cuerpo lo que reconoce como el combustible más limpio, va a digerir y metabolizar más fácilmente todo este tipo de alimentos. Si la madre naturaleza no lo hace, no lo comas. Esto significa que tus carbohidratos deben incluir granos enteros, frutas, productos lácteos y vegetales con almidón; las proteínas deben ser frijoles, carne, pescado de agua fría, aves y huevos; y las grasas saludables nueces, semillas y aceites como el de canola, oliva, y el cáñamo.

Vuélvete una amargada.

Y no nos referimos a tu personalidad.  Otra forma saludable de perder 2 kilos antes del viernes es servirte una porción de alimentos amargos en cada comida del día.  Puedes comer la col rizada, rúcula, aceitunas, almendras, miso, col rizada, hojas de mostaza, rábano, hojas de diente de león, y la achicoria. Si lo prefieres, mézclalo en una tortilla, sopa, salteado, o incluso un batido.

"El gusto es uno de los cinco sentidos corporales, y el amargo es un catalizador para nuestros cuerpos", dice Stephan Dorlandt, un especialista en nutrición clínica. "El alimento amargo estimula la saliva, el jugo gástrico y las secreciones biliares. Estas reacciones químicas impulsanla digestión, queman grasa, desintoxican el hígado y la vesícula biliar, previenen el estreñimiento y reducen los antojos de azúcar."

Haz respiraciones más profundas.

Respirar adecuadamente puede acelerar tu metabolismo, reducir los químicos de la tensión que hacen que su cuerpo retenga grasa, y mantenerte centrada lo que hace menos probable que caigas en estrés excesivo de alcohol o comer. El objetivo es tomar respiraciones largas y profundas en el abdomen. Para la práctica de este, acuéstate en el suelo con un libro sobre tu vientre. En su inhalación, asegúrate de que el libro se eleva. En la exhalación, el libro debe bajar.

Una vez dominada esta técnica, se recomienda la respiración 1-4-2, creada específicamente para la pérdida de peso.   Respira por tu nariz a cualquier conteo que te sea cómodo.  Mantén la respiración dentro de tu cuerpo por 4 veces más tiempo del que contaste, y luego exhala a través de tu boca por el doble.  Te ponemos un ejemplo: Si respiras al conteo de 4, sostenlo en tu cuerpo hasta llegar a 16 (4x4) y exhala hasta contar 8 (4x2).  Haz 10 de estos, dos veces al día.

Ejercítate al levantarte.

Cuando la alarma suena a las 6 a.m, es probable  que lo último que quieras hacer es abdominales.  Sin embargo, cinco minutos de alta intensidad de trabajo central, a primera hora de la mañana, recortarán pulgadas de tu cintura. "Se acelera tu metabolismo para el resto del día", dice LenGlassman, dueño del centro de entrenadores personales y creador del DVD "FITness y FUNdamentals".

Un movimientoadelgazador que recomienda: Mantén postura en tabla, con la espalda recta y el abdomen contraído, y aguanta la posición durante 15 segundos si eres un principiante, 30 segundos si eres intermedio, a un minuto si estásen nivel avanzado.

Cambia de salsas a especias.

Optar por la pimienta de cayena sobre la salsa de tomate, o chile en polvo sobre la salsa de barbacoa, puede hacer maravillas para la pérdida de peso. "Las especias trabajan con el cuerpo de forma natural, mientras que las salsas pueden trabajar en contra de ella", dice Ashley Koff, RD, galardonado dietista.  Las salsas por lo general tienen demasiado sodio, azúcar e ingredientes artificiales.  Las especias, por el contrario, ayudan a quemar la grasa del interior.

"Estos se calientan en el interior, y pueden actuar como una ayuda metabólica, combatir las bacterias malas, y limpiar el cuerpo," dice Koff. En un estudio reciente de Purdue, los investigadores encontraron que cuando la pimienta de cayena roja fue comida, en lugar de tomarla como un suplemento, los participantes quemaron más calorías.

Añade especias a las claras de huevo, brochetas de cordero, salsa marinara o tacos de pollo. Ni siquiera extrañarás el sabor, dice Koff. "Las salsas suelen cubrir el sabor de la comida, pero las especias las realzan."

Elimina el azúcar de tus bebidas.

Cortas las bebidas azucaradas es una de las formas más rápidas de llegar a tu meta, ya que el azúcar se encuentra camuflado en muchísimos líquidos, incluyendo la leche (¡de soja y almendras también!) y jugos.  La fructosa, lactosa, sirop de maíz, la miel, todos en exceso, contribuyen a ganar peso, especialmente grasa abdominal.  Para reducir tu ingesta de esta dulce tentación, Koff sugiere cambiar el tamaño de tu latte, reemplazar la limonada y el té embotellado por jugos verdes con limón y jengibre, y escoge aguas saborizadas que contengan esencias a frutas o hierbas, en vez de aguas vitamínicas llenas de sabores agregados y azúcar.

Divide las comidas.

Cuando llega la hora de las comidas principales, muchos consumimos más de lo que realmente necesitamos.  El dietista Koff recomienda dividir tus platos en pequeñas raciones consumidas cada 3 horas durante el día.  De esta manera, le darás a tu cuerpo la energía que necesita sin comer alimentos extras que pueden ser almacenados como grasa.


Fuente: E! News