1. Coulrofobia Aunque en los siglos anteriores al XXI ir al circo suponía una de las atr...

Saturday, July 23, 2016 by Lourdes López

1. Coulrofobia


Aunque en los siglos anteriores al XXI ir al circo suponía una de las atracciones más grandes para los representantes de nuestra raza, últimamente cada vez menos personas se divierten con los espectáculos circenses. No sólo pasa por la repulsión que a muchos les provoca el sufrimiento de los animales allí adiestrados. En algunos casostiene que ver también con el miedo a los payasos y a los mimos. Si eres de los que se mueren de miedo al verlos, ¡tienes coulrofobia!

2. Nomofobia

En la actualidad, cuando el acceso a los celulares en el mundo es más grande que el acceso al agua corriente, muchas personas ni siquiera se dan cuenta de su propia adicción al teléfono... Al menos hasta que, un buen día, salen de su casa sin él. Curiosamente, el miedo de no llevar el móvil encima, de olvidarse de él o, simplemente, quedarse sin cobertura en algún momento del día, también tienen un nombre propio. 

3. Pogonofobia



Aunque hasta hace un par de años las barbas se consideraban muy pasadas de moda, de momento parece que han vuelto a ser populares. Tanto los hombres jóvenes, como los mayores, se dejan crecer la barba con el fin de lucir mejor e impresionar a las damas. No obstante, por más que cueste creerlo, a algunas personas las barbas les provocan un temor imposible de justificar y tan grande que a veces ni siquiera se acercan a los barbudos... La gente afectada por este tipo de trastorno sufre de pogonofobia.

4. Ombrofobia

¿Alguna vez has escuchado sobre el miedo pánico a la lluvia? Aunque parezca imposible de creer, las personas afectadas por ombrofobia (porque justamente este es su nombre) empiezan a temblar al pensar en la posibilidad de mojarse con el agua de lluvia. Por ende, muchos se pasan a la hora de utilizar vestimenta u objetos predestinados a protegernos del agua: paraguas, impermeables o toldos...

5. Tripofobia

La definición de tripofobia la describe como miedo causado por figuras geométricas muy juntas, especialmente hoyos y rectángulos muy pequeños. Lo peor de todo es que dicha fobia no sólo se manifiesta al mirar un patrón de una tela, o unos edificios. Las personas que se identifican con esta extraña condición pueden llegar a sentir temor incluso mirando... una loncha de queso suizo. ¿Te lo puedes imaginar?

6. Somnifobia



Puesto que el 99% de personas adultas espera con ansias el momento de acostarse y caer en los brazos de Morfeo, la somnifobia (también llamada clinofobia o hipnofobia) es un miedo bastante poco común. Consiste en sentir un temor irracional y excesivo ante el acto de dormir, y a menudo es provocado por las malas experiencias relacionadas con el sueño en sí. Afecta sobre todo las personas que tienen varias pesadillas y no llegan a relajarse durante la noche.

7. Escriptofobia

Si las personas conocidas tales como actores, cantantes, deportistas o escritores famosos sufrieran de escriptofobia, nadie nunca recibiría ni un autógrafo. El nombre de escriptofobia oculta un miedo a escribir en público o a tener que apuntar algo estando rodeado de otras personas. Si a ti también te sale la piel de gallina al pensar de escribir a la vista de todos, probablemente tienes esta fobia.

8. Caliginefobia


¿Quién diría que un rasgo común de muchos hombres de la actualidad puede llegar a convertirse en fobia masiva? Señoras y señores, si alguno de ustedes conoce a alguien quien entra en pánico al entrar en contacto con una mujer hermosa, puede que el individuo en cuestión se encuentre afectado por caliginefobia. Conocida también como Venustrofobia, o complejo de Licea, es el miedo que algunos de nosotros sentimos hacia las mujeres atractivas.

9. Novercafobia



Te preguntarás qué es lo que hace la villana de la Cenicienta en la página titular de este artículo... Si todavía no se te ocurre una buena respuesta, deja que te ayudemos. El miedo a la madrastra también puede convertirse en una fobia. Las personas afectadas por ella, sienten aversión y temor a sus madres no-biológicas, y la razón de su temor es el hecho de que ésas, aunque desde el punto de vista físico ni siquiera tienen que ver con sus hijastros, pueden ejercer el poder paternal sobre ellos.

10. Anatidefobia

La última de estas condiciones tan extrañas tiene que ver con un animal, y una acción en común. Por más ridículo que suene esto, la anatidefobia se manifiesta mediante un descontrolado miedo a la posibilidad de... estar observado por un pato. Si nunca se te habría ocurrido nada igual, no te preocupes: ¡a nosotros tampoco! ¿Cuál de estas fobias te parece la más seria, y cuál es la más sorprendente?

Fuente: Giphy / Starstock