Una piel de tonalidad desigual no tiene ni pizca de atractivo. Resulta más antiestética aún que...

Wednesday, July 20, 2016 by Lourdes López

Una piel de tonalidad desigual no tiene ni pizca de atractivo. Resulta más antiestética aún que un rostro arrugado. En cambio, un tono uniforme se percibe inconscientemente como una señal de salud y juventud. Un reciente estudio realizado por Caudalie e Ipsos pone cifras al asunto. Para el 62% de las mujeres europeas de entre 20 y 60 años, las lesiones pigmentadas son su preocupación principal, por delante de las arrugas.

Y más de una de cada dos de las encuestadas declara tener manchas incluso en pleno invierno. Próximamente, un simple análisis de sangre genético podrá esclarecer si una persona desarrollará hiperpigmentación en el futuro. Así, antes de que se instale la mancha, "se podrá prevenir a través de luz pulsada u otras técnicas. Los nuevos avances nos ayudarán a mejorar los tratamientos", explica la doctora Ruiz del Cueto, de Mira + Cueto. De momento, tan solo el 10% de las clínicas ofrecen este tipo de análisis, aunque se estima que en 10 años será práctica habitual, según concluyó el 30 congreso de la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética).

Mientras llega esta vía preventiva, la solución es el abordaje multidisciplinar: "La combinación de procedimientos en consulta y tratamientos en cen casa resulta muy eficiente para tratar los desórdenes pigmentarios", afirma la doctora Isabel Aldanondo, dermatóloga del Grupo de Dermatología Pedro Jaén. Te presentamos las fórmulas despigmentantes de acción multicapa que actúan en la superficie y en estructuras invisibles en el proceso de melanogénesis; las nuevas técnicas láser y los peelings que funcionan, siempre que haya un correcto diagnóstico; y la fotoprotección adecuada para mantenerlas a raya.

¿Por qué salen manchas? 

En su origen interviene un aumento de la producción de la melanina, pigmento que da color a la piel, así como un incremento de los melanocitos, las células que la producen. Entre los principales desencadenantes: la exposición solar prolongada, cualquier alteración hormonal, factores genéticos, medicamentos fotosensibilizantes, la aplicación incorrecta de peelings o los radicales de oxígeno que produce la contaminación.

¿Cuánto tiempo tardan en formarse? 

"Si la melanina se oxida por la radiación ultravioleta, la mancha es visible en horas (pecas o efélides); las lesiones condicionadas por un aumento de melanocitos tardan días en ser evidentes", dice la doctora Isabel Longo, dermatóloga del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla. Es el caso de las lesiones pigmentadas más frecuentes, como los léntigos solares (manchas marrón homogéneo), el melasma (paño de embarazada) o las hiperpigmentaciones posinflamatorias por acné.

¿Qué pieles son propensas? 

El desarrollo de las manchas está muy condicionado por el tipo de piel. "La aparición de efélides y léntigos solares es más frecuente en personas de piel clara (fototipos I y II) y el melasma en personas de piel más oscura (fototipos III-IV)", aclara la doctora Longo.

¿Cómo usar las fórmulas despigmentantes? 

Su función consiste en reducir la hiperpigmentación persistente y potenciar la resistencia de la piel frente a nueva síntesis de melanina. Aunque la mayoría son fotoestables, se debe evitar la exposición directa al sol. "Podemos utilizarlas todo el año, aunque siempre deben ir acompañadas de filtros solares que absorban la radiación UVA y UVB", cuenta la doctora Neus Tomás, especialista de Medicina Estética del Instituto de Benito. Si incluyen retinoides, su uso se limita únicamente a la noche.

En opinión de la doctora Longo, la constancia es muy importante. "Al inhibir la formación de melanina, la interrupción del tratamiento conlleva que se vuelva a sintetizar el pigmento. Generalmente, se aplican durante un periodo de dos meses como mínimo, aunque el tiempo es inferior en despigmentantes con corticoides tópicos.

No conviene sobrepasar las tres o cuatro semanas de tratamiento, dependiendo de la potencia del activo y de la localización de la pigmentación (cara, dorso de manos, zona del escote, etc.)", apunta.


Fuente: Woman Madame Figaro