¿Estás buscando trabajo? Una buena imagen en las entrevistas no es suficiente para encontrarl...

Monday, June 13, 2016 by Anabelly Hernandez


¿Estás buscando trabajo? Una buena imagen en las entrevistas no es suficiente para encontrarlo, también hay que cuidar la que damos en las redes sociales. Primero, borra todo esto que te contamos y sigue nuestros consejos si quieres un nuevo empleo.

Son tiempos complicados estos que corren. Entre que el empleo es escaso y que, el que hay, es precario o te pagan al día, la vida se basa en trabajar y buscar otro trabajo. Miles de currículums inundan los buzones de correo electrónico y los departamentos de recursos humanos, pero solamente unos pocos son los afortunados. Seguramente algunos se pregunten qué han tenido los demás que no he tenido yo y la respuesta, en ocasiones, se encuentre en las redes sociales. 

Ya no basta con dar una buena impresión e imagen durante la entrevista cara a cara, también tiene que ser en los perfiles de Facebook o Twitter. Linkedin no te exime de que vean tus últimas fotos borracho o tus publicaciones apoyando temas polémicos. A pesar de que esta práctica sea un poco controvertida por eso de invasión de la intimidad, lo cierto es que si no quieres que algo se sepa, no lo publiques. Mucho cuidado y borra todas estas cosas si quieres encontrar trabajo en un futuro. 

Foto de perfil inadecuada
¿Sales haciendo la peineta en tu foto de perfil? ¿De fiesta con los ojos un pelín vidrioso? ¿Caras asquerosas? Está claro que todo el mundo ha salido o sale de vez en cuando de fiesta, pero lo mejor es que tus amigos no suban esas fotos y que, simplemente, las pasen por whatsapp. Las empresas son capaces de llegar a las redes sociales incluso si no tenemos el nombre completo puesto, así que hay que extremar el cuidado. Al no conocerte, la imagen que das en Facebook es muy importante. Ojo, que esto no significa que tengas que salir con sonrisa profident y con una imagen de sesión de fotos profesional.

Faltas de Ortografía 
¿Sueles contar tu vida en tus redes sociales? Pues bueno, si lo haces, lo primero, hazlo bien. Y, lo más importante de todo, no escribas con faltas de ortografía o errores en la redacción. Mucho menos si eres periodista y pretendes escribir en algún medio de comunicación. Da muy mala imagen a quien lo lee, sea el que te quiere contratar o no, ya que normalmente no todo el mundo se fía de alguien que no sabe ni distinguir entre la 'b' y la 'v'. 

Sobre todo, hay que revisar dos veces el tuit que quieres poner, porque es una red social en la que la rapidez y la limitación de caracteres son muy peligrosas. Por solo 140 palabras te puedes quedar sin trabajo.

Cerrarte las redes sociales
Para evitar males mayores, muchas personas optan por cerrarse las cuentas en las redes sociales para que únicamente puedan leer lo que escriben sus amigos o seguidores. Tú eres el dueño de tus perfiles y debes decidir qué cosas se hacen públicas y cuáles otras no, por lo que hay que ser muy selectivo también con las personas que pueden ver lo que compartes, por si hay alguna que no sea del todo de fiar. 

Pero mucho cuidado en las entrevistas si te preguntan el motivo por el que te has privatizado todos los perfiles, ya que podrían pensar que ocultas algo. Lo más sensato es contestar que te gusta mantener tu privacidad o que tu pareja es profesor y no quieres que sus alumnos te encuentren para hacer montajes con tus fotos

No muestres tu ideología 
La política y la religión nunca deberían ser determinantes a la hora de que te contraten o no, pero desgraciadamente algunas empresas suelen tenerlo en cuenta. A pesar de que la profesionalidad no está reñida con la ideología, lo cierto es que si tu currículum va a parar a las manos de una persona que es muy sectaria y encuentra en las redes comentarios tuyos que están en sus antípodas, probablemente te eche para atrás. 

Esta controvertida práctica no tiene nada que ver con los comentarios que se hagan ofensivos a un determinado colectivo o pensamientos que distan mucho de lo socialmente aceptado. En ese caso, por mucha libertad de expresión que exista, es normal que no te quieran ni en pintura.

Búscate en Google
Ahora que ya tienes todas las redes sociales privadas, que solo tú puedes ver lo que publicas, deberías saber que borrar tu rastro de Internet es sumamente complicado. Ese derecho al olvido es pocas veces aplicable, por lo que es mejor que antes de ponerte a buscar trabajo teclees tu nombre en el buscador y veas qué es lo que te aparece. Si ningún medio ha publicado nada que dañe tu reputación y no aparecen fotos que creías ya borradas, no tienes de qué preocuparte, pero es mucho mejor revisar y curarse en salud. Mejor está prevenir.

Criticar tu trabajo 
Ahora que ya tienes trabajo, mejor que no te quedes sin él. O sino tendrás que volver a buscarlo. El refrán de 'no muerdas la mano que te da de comer' no puede encajar mejor, y es que no es nada apropiado que estés criticando a tu jefe, sea el actual o el anterior, o el tipo de trabajo que realizas cada día, por muy quemado que estés. Tampoco es conveniente que hagas comentarios sobre tus compañeros, ya que ellos mismos pueden jugártela si los descubren y hacerte la vida imposible, además de que la empresa tendrá razones para pensar que no sabes trabajar en equipo.



Fuente: Qué!