Existen varios tipos de ejercicio físico, hemos conocido algunos a través de la web que nos ...

Friday, June 10, 2016 by Lourdes López


Existen varios tipos de ejercicio físico, hemos conocido algunos a través de la web que nos parecen interesantes, solemos pasar por el gimnasio más cercano y nos repetimos la frase “Voy a empezar a hacer ejercicio” pero luego de uno o dos días nos olvidamos de esta promesa.  

Si ya tienes la voluntad y la voz en tu cabeza te recuerda que debes ejercitarte solo necesitas una motivación. Vale la pena que lo pongas como un objetivo por eso te damos un extenso listado de motivaciones que hacen ver pequeñas tus excusas. 

  • Piensa en la sensación de haber terminado un primer día de gimnasio, sentirás ¡lo he logrado! ¡Ese bienestar de saber que por fin has dado el primer paso!
  • Busca una situación que te comprometa a asistir al gimnasio. Por ejemplo, queda con una amiga a la que debes pasar a buscar, o contrata un entrenador personal para que no te permita faltar a tu cita y empezar a hacer ejercicio. Es una forma de relacionarte, si no tienes pareja puede ser un sitio ideal para conocerla.
  • Luego de que finalices cada rutina de gimnasio diaria, prémiate por haberlo hecho. Puedes tomar un masaje, un baño de vapor, un batido nutritivo entre otras cosas. Te resultará muy motivador pensar en lo que viene una vez que finalices la rutina y además será una ventaja doble, porque añadirás más beneficios a tu cuerpo.
  • Intenta ir al gym a primera hora de la mañana, así evitas que se te presenten posibles situaciones durante el día que podrían obstaculizar tu hora prevista de gimnasio. Por lo general quienes lo hacen aseguran que ganan energía y dinamismo día tras día.
  • Haz dos cosas a la vez. ¡Motívate pensando en el tiempo que ahorras y en lo bien que te lo pasas! Apóyate en la tecnología, ve tu programa favorito a través de tu iPod o iPhone, mientras estas en la bici estática o en la cinta de correr.
  • Busca nuevas actividades, si hace mucho tiempo que no vas a un gimnasio de seguro descubrirás nuevas disciplinas que no conocías y que quizá sirvan para ejercitarte pero de una manera más divertida. ¡Verás cómo el buen humor se instala en tu vida!
  • Te gusta ir de tiendas? ¡Ahora tienes una buena razón! Cómprate ropa atractiva para ir a entrenar, aunque no lo creas eso también motiva.
  • Por cada mes que logres ir al gimnasio los días que tenías previsto, recompénsate. Al final todo se trata de sentirte estimulada para seguir adelante. A medida que pase el tiempo te sentirás más flexible y saludable.

Comenzar a hacer ejercicio puede no ser fácil, pero al cabo de tres o cuatro días tu entusiasmo comenzará a manifestarte cada vez más. ¡Dale una oportunidad al gym! Sentirás los beneficios en tu cuerpo y en tu mente.



Fuente: iMujer