Es muy fácil hacer que tu computadora se mantenga rápida y ágil. Desafortunadamente, una reg...

Friday, June 17, 2016 by Anabelly Hernandez

Es muy fácil hacer que tu computadora se mantenga rápida y ágil.

Desafortunadamente, una regla de la vida es que tu nueva y reluciente computadora dejará de ser tan bonita después de unos meses de uso, pues, inevitablemente, uno que otro programa comenzará a causar estragos en tu Mac. La buena noticia es que no tienes que sufrir por esta situación: aquí tienes 4 tips que te ayudarán a aumentar la vida de tu amado y costoso equipo.

1. Evita que los programas se ejecuten de manera automática


Muchas de las aplicaciones quieren ejecutarse al momento en el que inicias tu computadora, pero la verdad es que no necesitas que todas lo hagan. En teoría, esta carga de programas cuando prendes tu equipo está pensando para que el software se abra más rápido, pero la realidad es que este tipo de programas por lo regular lo único que hacen es agotar los recursos del sistema, y es cuando todo empieza a sentirse torpe y lento. La verdad, lo menor que puedes hacer es correr sólo los programas que selecciones y que usarás, así tendrás más espacio libre en la memoria para trabajar.

Para evitar que todas las apps se ejecuten al iniciar tu equipo, sólo dirígete a "Preferencias del Sistema", luego a "Usuarios y Grupos", y dirígete a la pestaña "Arranque". Aparecerá una lista con aplicaciones y si ves algo ahí que no te parece o crees que no es necesario, no dudes en deseleccionar la casilla.

2. Borra todo lo que no estás usando


A las Macs les encanta tener espacio para respirar, así que lo mejor será que tengas tu disco duro y la RAM lo más despejados posible. Todo lo que no estés usando sólo alentará tu computadora: programas, archivos personales, extensiones en el navegador de tu preferencia y todo lo demás que tengas en ella.

Si no puedes borrar los archivos por su importancia, entonces considera moverlos a otro lugar, ya sea a la nube o en un disco duro externo. No olvides entrar a los ajustes de tu navegador y revisar ahí las extensiones que usas. Borra las demás. Ya que andas por ahí, no olvides limpiar el caché.

3. Instala herramientas dedicadas a la limpieza


Existen herramientas que hacen muy bien su trabajo cuando se trata de limpiar una Mac. CleanMyMac ($40) es un gran ejemplo, pues tiene un asistente que con un clic busca todos los archivos basura y los eliminará por ti. Puedes programarlo para que no trabaje mientras estás usando tu máquina.

AppZapper ($12.95) es el desinstalador que macOS nunca tuvo y que siempre quisiste, pues busca todos los archivos relacionados con una app antes de borrarla, así no se quedarán residuos que entorpezcan tu computadora. DiskDoctor ($2.99) es otra herramienta que vale la pena, pues es capaz de detectar archivos innecesarios en tu computadora.

4. Mantén tu software actualizado… o reinstálalo


Una de las maneras para mantener tu Mac corriendo suave y como reloj suizo, es no pasar por alto todas las actualizaciones del sistema y aquellas notificaciones provenientes de la App Store. Es normal que los programas tengan errores y brechas de seguridad, así que actualizarlas ayudará a prevenir problemas.

Existe otra opción que nunca falla, pero es más extrema: formatear y volver a instalar todo para que tu Mac quede fresca. Si lo haces, no olvides respaldar tus datos más importantes.



Fuente: qore