Los expertos en audición, Bill Hodgetts y Dylan Scott midieron el ruido generado por la explosi...

Tuesday, February 07, 2017 by Lourdes López

Los expertos en audición, Bill Hodgetts y Dylan Scott midieron el ruido generado por la explosión de los globos y se sorprendieron al descubrir que el impacto, en su nivel más alto, era comparable a una escopeta de alta potencia disparada junto al oído de alguien. Los investigadores quieren así crear conciencia sobre los riesgos generales de la audición.

"Esta investigación es un arranque de conversación", dijo Hodgetts. "No estamos diciendo que no jueguen con los globos y no se diviertan, únicamente que traten de protegerse contra el estallido del globo. La pérdida de la audición es insidiosa - cada ruido fuerte que se produce tiene un potencial impacto a lo largo de la vida-. Una vez que lleguemos a la etapa de adulto mayor, ningún audífono es tan bueno como el sano sistema incorporado en el oído interno", comenta.

Esto puede no parecernos preocupante; después de todo, ¿con qué frecuencia es un niño expuesto a una constante escena de estallar globos? Pero plantea la cuestión de los umbrales de seguridad a tener en cuenta de cara el ruido creado por una repentina explosión de energía intensa que puede dar lugar a una pérdida gradual de la audición.

El investigador Bill Hodgetts tuvo esta idea tras ver un vídeo de YouTube donde un grupo de niños pisoteaba cientos de globos en una fiesta de cumpleaños. "Pensé que el insulto acústico en los oídos de esos niños debía ser algo que preocuparse, así que nos preguntamos, ¿qué tan fuerte son estas cosas?" Bastante ruidoso, como vemos.

Usando protección auditiva y usando un micrófono de alta presión y un preamplificador, Hodgetts y Scott midieron los efectos de ruido al estallar los globos de tres maneras diferentes: haciendo estallarlos con un alfiler, soplándolos hasta romperlos y aplastándolos hasta que estallaran.

La explosión más fuerte -al aplastarlos hasta que estallaran- fue de casi 168 decibelios, cuatro decibelios más alto que una escopeta de calibre 12. "Es increíble lo fuerte que son los globos. Nadie permitiría que su hijo disparara algo tan fuerte sin protección auditiva, pero los globos son algo que se pasa por la mente de los padres", comenta Scott.

Los resultados de los otros dos métodos fueron ligeramente más bajos, pero sigue siendo preocupante. Al igual que se ha vuelto una costumbre poner protección solar a los niños, habría que hacer lo mismo respecto a esta afición por romper globos, opinan los investigadores.

"Tenemos que pensar en nuestra salud auditiva al igual que pensamos en nuestra salud en general", dijo. "La pérdida auditiva es uno de esos problemas invisibles - hasta que lo tengas, ni siquiera piensas en ello. Una vez que lo tienes, impacta a todo". El estudio ha sido publicado en la revista Canadian Audiologist.

Con información de: Muy Interesante 

Loading...