Instagram es la red social del exhibicionismo, el lugar donde la gente muestra su mejor versión....

Saturday, January 21, 2017 by Lourdes López

Instagram es la red social del exhibicionismo, el lugar donde la gente muestra su mejor versión. Desde los fabulosos platos del ‘foodporn’, al último logro obtenido gracias a una dieta o a un plan de ejercicios, este templo del ‘selfie’ es un paraíso donde publicitar el lado más ‘happy’ de la sociedad de la información.

La misma herramienta que propicia tamaña distorsión del mundo puede ser, sin embargo, un instrumento para censurar tales excesos o para parodiarlos.

La instructora de fitness Anna Victoria, seguida por 1,2 millones de ‘followers’, parece haberse percatado de ello. La autora de varias guías publicadas en su web personal, presume de los resultados obtenidos por ella misma y por sus clientas, siempre mostrando los efectos reales y auténticos de sus planes. A continuación puedes ver una imagen de una de las mujeres que han hecho caso a sus consejos.

El pasado lunes, la experta en fitness publicaba en Instagram esta imagen en la que presumía de físico, al tiempo que del último modelo de bikini que había adquirido para su próximo viaje.

A photo posted by Snapchat: AnnaVictoriaFit (@annavictoria) on


Difícil poner en duda la belleza y el cuerpo de escándalo de la joven. Con todo, la instructora debió de sentirse culpable al comprobar cómo estaba dando una imagen demasiado diferente de lo que en realidad defendía. Tan solo un día más tarde, Anna Victoria sorprendía a todos sus seguidores con la siguiente publicación.


“Esta soy yo el 1% del tiempo frente al 99%. Y amo las dos fotos de la misma manera. Los buenos o los malos ángulos no cambian tu valor” defiende la ‘instagramer’ que ya tiene en estos momentos más de 300.000 ‘me gusta’ por esta imagen.

Me 1% of the time vs. 99% of the time. And I love both photos equally. Good or bad angles don't change your worth ❤️ I recently came across an article talking about how one woman stated she refuses to accept her flaws, because she doesn't see them as flaws at all. I LOVED that because it sends such a powerful message that our belly rolls, cellulite, stretch marks are nothing to apologize for, to be ashamed of, or to be obsessed with getting rid of! As I'm getting older, I have cellulite and stretch marks that aren't going away, and I welcome them. They represent a life fully lived (for 28 years so far :)) and a healthy life and body at that. How can I be mad at my body for perfectly normal "flaws"? This body is strong, can run miles, can lift and squat and push and pull weight around, and it's happy not just because of how it looks, but because of how it feels. So when you approach your journey, I want you to remember these things: I will not punish my body I will fuel it I will challenge it AND I will love it 💗💗💗 If you're following my page, you're a part of helping me spread this message and creating this movement - thank you. #fbggirls www.annavictoria.com/guides
A photo posted by Snapchat: AnnaVictoriaFit (@annavictoria) on
“La celulitis y las estrías no son algo de lo que estar avergonzado o por lo que hay que obsesionarse. A medida que me hago mayor, la celulitis y las estrías no desaparecen y les doy la bienvenida”. Se agradece que alguien que ha hecho del ejercicio su forma de vida, no tenga miedo a reconocer que el objetivo final no ha de ser estético, sino de salud. Para Anna Victoria sus defectos: “representan una existencia vivida por entero (durante 28 años hasta el momento) y una vida con un cuerpo sano”.

“Este cuerpo es fuerte, puede correr kilómetros; puede levantarse y ponerse en cuclillas, puede empujar y tirar peso, no por lo que parece sino por cómo se siente”. Difícil no calificar la fotografía y las declaraciones de Anna Victoria como valientes.

Con información de: Marie Claire 

Loading...