1. Exfolia tu piel. Exfoliarte antes de pasar el rastrillo por tus piernas, hará que te des...

Saturday, January 21, 2017 by Lourdes López

1. Exfolia tu piel.

Exfoliarte antes de pasar el rastrillo por tus piernas, hará que te deshagas de todas las células muertas y puede levantar los pequeños vellos que se esconden debajo de la superficie de la piel, impidiendo que te rasures al ras. 

2. Usa un buen rastrillo.

Cuando elijas el rastrillo, asegúrate que escojas el que se acomode a tu tipo de piel. Por ejemplo, si tus piernas tienden a resecarse, utiliza una navaja que tenga una línea humectante.

Rasurarte al ras es importante, porque entre más te acerques a la raíz, más suaves quedarán tus piernas y el vello se tardará más en crecer.
También opta por un rastrillo con múltiples hojas.

3. Rasúrate hacia arriba.

Empieza desde los tobillos y rasura cada pierna hacia arriba, en sentido contrario al crecimiento del vello.
Esta es otra técnica que te dará un efecto más liso y pasará más tiempo antes de que aparezcan los primeros vellos.

4. Huméctate cuando termines.

Cuando te salgas de bañar, aplícate crema humectante cuando tus piernas sigan un poco húmedas. Hacer esto mantendrá tu piel súper suave.

Con información de: Cosmopolitan 


Loading...