Bajar de peso no tiene porqué ser una pesadilla. No recurras a dietas estrictas que posiblemente...

Monday, November 07, 2016 by Anabelly Hernandez

Bajar de peso no tiene porqué ser una pesadilla. No recurras a dietas estrictas que posiblemente abandones en unos días, mejor cambia tu estilo de vida y disfruta de comer de todo en porciones moderadas y a las horas apropiadas. ¿Estas a dieta y se te antoja comer chocolate? ¡Hazlo! pero a las primeras horas del día.

Los científicos de la Universidad de Tel Aviv afirman que comer una porción de torta de chocolate, galletas o cualquier dulce que nos apetezca no tendría nada de malo si lo hacemos a primera hora de la mañana, incluso puede ayudarnos a perder peso, pues nuestro metabolismo trabaja más y podemos quemarlo a lo largo del día.

Además, comer chocolate en el desayuno también reducirá la ansiedad o deseos de dulce durante el día y evitará que al llegar la noche cometamos el pésimo error de comerlos sin control.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron el funcionamiento del metabolismo de 200 adultos obesos a todas horas del día. Este grupo de dividió de dos subgrupos: uno de ellos ingería un desayuno de 300 calorías y el otro uno de 600, que incluía una porción de torta de chocolate.

Al pasar 32 semanas en la que un grupo hacía una dieta alta en proteínas y carbohidratos (incluyendo la torta de chocolate) y el otro hacía una dieta baja en carbohidratos con un desayuno de 300 calorías, se constató que el grupo que consumía pastel había adelgazado más que el otro.

Durante las primeras 18 semanas de dieta, los dos grupos bajaban de peso al mismo ritmo; sin embargo, conforme seguían pasando los días, los que desayunaban chocolate empezaron a perder peso con mucha más rapidez. Esto se debe a que “los participantes en el grupo de la dieta baja en carbohidratos estaban menos satisfechos”, según la directora de la investigación Daniela Jakubowitz.

Al sentirse menos satisfechos, la ansiedad incrementaba y los llevaba a romper la dieta con grandes porciones de azúcar y carbohidratos. La experta explica que el desayuno es la comida que controla los niveles de grelina, la hormona responsable del hambre, de manera que al suprimir por completo los alimentos dulces lo único que conseguimos es incrementar los deseos de consumirlos.




Con información de: whatthegirl