¡Basta! Si en verdad quieres tener una vida sexual plena, y cada encuentro sea mejor que el ant...

Monday, November 28, 2016 by Anabelly Hernandez

¡Basta! Si en verdad quieres tener una vida sexual plena, y cada encuentro sea mejor que el anterior, no puedes quedarte ahí tumbada esperando que él haga todo el trabajo. Es hora de que pongas manos a la obra, bueno… más bien, es momento de que empiece a mover esa cadera como es debido.

Si has probado estar arriba, sabrás que no siempre logras lucir como todas esas actrices porno. De hecho, requieres una gran concentración para que tus movimientos sean exactos, tengan buen ritmo y suficiente intensidad para que los dos lo disfruten; pero ya estando ahí, ¿quién tiene cabeza para cuidar todos esos detalles?

Lo mejor que puedes hacer es entrenar a los músculos de tu cadera para que se muevan adecuadamente. Con un poco de práctica lograrás volverlo loco en la cama.

Aquí te damos unos tips que te ayudarán a mover la cadera como una diosa:

Perreo. Por supuesto, no se trata de que pongas bailar reggaetón todo el día, sino que practicas el contraer y soltar los músculos de tus glúteos. Cuando lo domines de pie, cambia de postura y ponte de rodillas en la cama. Separa las piernas y baja la cadera ligeramente, tal y como si tu pareja estuviera justo debajo de ti. Repite el movimiento con tus glúteos.

Giros. Si te cansa el brincar ligeramente para dejar que tu pareja salga y entre de ti, puedes optar por hacer movimientos circulares con la cadera. Apóyate en su pecho o brazos y gira ligeramente en la dirección que desees. Debes asegurarte de tocar todos los puntos: derecha, izquierda, adelante y atrás. Con este movimiento estarás dando un masaje al pene y estimularás tu clítoris.

Espalda. Para mejorar la penetración, debes curvar y estirar la espalda ligeramente entre un movimiento. Si adoptas el ritmo de entrada y salida del pene, lo disfrutarás más.
Relevo. Si de plano te cansas, dile a tu pareja que se haga cargo del trabajo sucio. Sólo tienes que aferrarte a su cadera con las piernas y él hará el resto.
Equilibrio. Procura utilizar tus rodillas, manos y dedos de los pies para mantener el equilibrio. Esto te permitirá adoptar un ritmo más acelerado.
Por último, si quieres que alucine cada vez que estás sobre él, recurre al método Kegel para ejercitar los músculos de tu vagina. ¡Créenos que lo agradecerá!




Con información de: ideasqueayudan