Hay momentos en los que creemos estar con la mejor persona del mundo, pero el tiempo pasa y c...

Tuesday, October 04, 2016 by Lourdes López

Hay momentos en los que creemos estar con la mejor persona del mundo, pero el tiempo pasa y cambia la percepción que teníamos en un principio. No obstante, existen relaciones que por medio de grandes o insignificantes señales nos muestran que estamos ante el amor de nuestra vida. 

Estar juntos y dejar de hablar por horas no parece incómodo

En un principio, una de las señales que indican que no hay conexión entre dos personas es cuando no tienen idea sobre qué hablar. Sabes que has encontrado algo especial cuando pueden disfrutar del silencio sin tener ningún tipo de incomodidad y lo pueden romper en cualquier instante con una broma. 


Disfrutan hacer cosas que antes eran aburridas

Extrañamente comienzan a disfrutar las actividades rutinarias como ir de compras, al banco o al doctor e incluso hacer el quehacer. Todo parece mejor cuando uno está acompañado de esa persona especial y las labores cotidianas parecen señalar que están construyendo una vida juntos. 

Te encanta su cara adormilada al despertar

No te importa que su cabello sea un desastre, que tenga una línea de baba, que apenas pueda abrir los ojos, estén llenos de lagañas y que se le marque la almohada en la cara. Toda son cosas que en teoría no deberían de gustarte, pero extrañamente lo hacen y no te molesta. 

Son un desastre a la hora de comer

La primera vez que comiste con ella procuraste recordar todos los modales, tenías que mostrar tu mejor cara. Ahora ninguna regla importa: realizas bromas para que escupa su bebida, le enseñas la comida que estás masticando, lames lo que no quieres compartir –aunque esto no cambie nada– y le platicas cosas sumamente asquerosas para que pierda el apetito. Para cualquier persona esto podría parecer ofensivo, pero a ustedes les encanta. 

Te gustan sus manías

En cualquier otra persona te hubiera desesperado su obsesión por la limpieza, su atención a los detalles, o su perfeccionismo; pero en ella todos estos detalles parecen insignificantes e incluso comienzan a agradarte, ya que forman parte de esa personalidad de la que te enamoraste en un principio. 

Las pláticas abarcan todos los temas, desde los más asquerosos hasta los más tristes

Parece que han pasado años desde que salieron por primera vez y cuidaban cada palabra para no arruinar la naciente relación. Ahora pueden hablar sobre cualquier cosa, incluyendo todos los detalles sobre el estado de los fluidos corporales. 


Las discusiones dejan de ser malas

En otras relaciones discutir era una señal de que las cosas no estaban bien. Sabes que esa persona es la indicada cuando comienzas a apreciar el valor de los desacuerdos, te gusta que piense diferente a ti y aprecias las peleas porque son oportunidades para expresar las inconformidades que pueden existir. 

Se molestan la mayor parte del tiempo con apodos inofensivos, jalones de cabello y cosquillas infinitas

Cada día buscas nuevos apodos y situaciones para molestarla, mientras que ella hace lo suyo con bromas en  los momentos menos oportunos. Alguna vez te dijeron que toda relación se basa en la contemplación del otro y en el respeto, pero todo eso es sumamente aburrido.

Han aprendido a vivir sin el otro

Es común creer que una excelente señal de amor es que no puedan vivir sin el otro, sin embargo, esto muy fácilmente puede llevar a la obsesión. Cuando realizan actividades por su cuenta sin la necesidad de estar pensando constantemente en el amor de su vida, demuestran su confianza y que respetan su espacio personal. 


Te hace reír en los momentos menos adecuados, pero es cuando más fuerte lo haces

Su humor puede ser el peor del mundo, pero aún así te hace reír. Te menciona bromas en los momentos menos adecuados, ya sea que estén en un salón de clases, una reunión familiar o una sala de cine, y aunque sean pésimas, te harán carcajear. Normalmente esto te parecería odioso, pero extrañamente, en tu pareja eso te gusta. 

Hablan de sus relaciones anteriores

Es común que hablar de relaciones pasadas cause problemas por los incontrolables celos que pueden surgir. Cuando pueden hablar de su pasado sin problema, es señal de que la confianza y seguridad que se tienen es muy alta.

A todo le dan un doble sentido 

“Te entra”, “dame” o “es muy grande”, cualquier frase o palabra se convierte en una oportunidad para molestar al otro e imaginan las formas más creativas y sucias para nombrar al acto sexual. 

Disfrutas sus quejas

En cualquier otra persona te hartarían las quejas acerca de personas, platillos, lugares o situaciones, pero con ella todo cambia. Aprendes a apreciar este tipo de comentarios porque te enseñan sobre sus gustos e intereses, además se muestran como una oportunidad para consolarla o molestarla. 


Las flatulencias dejan de ser un problema  

En las primeras veces eran un peligro que podrían arruinar cualquier cita. Ahora son oportunidades perfectas para molestar al otro, por si fuera poco, parecen oler mucho menos que las de todos los demás. 

Cuando encontramos al amor de nuestra vida, tenemos que hacer todo lo posible para no perderlo. Estos signos pueden ser poco románticos, pero te muestran que estás experimentando la mejor relación posible. 

Con información de Cultura Colectiva