¿Si te aman, por qué te traicionan? Una especialista en el tema revela las 4 razones por las que...

Monday, August 01, 2016 by Anabelly Hernandez

¿Si te aman, por qué te traicionan? Una especialista en el tema revela las 4 razones por las que aún los hombres ‘más buenos’ terminan engañando a sus esposas. Las razones van un poco más allá del amor y de la lógica.

Para algunos hombres la infidelidad es como una droga, son adictos a ser infieles, y casi sin importan con quién estén, siempre irán a buscar los brazos de otra mujer. Pero aunque tú no lo creas, la mayoría de los infieles no entra en esta categoría, la mayoría de ellos, están motivado por otras razones a la hora de traicionar.

De acuerdo con Jessica Brigthon, consejera de familia, los hombres que son infieles (en su mayoría) aún aman a sus esposas. “Los hombres son muy prácticos, y si ya no sintieran nada por la mujer que tienen a su lado, la dejarían, sin embargo, deciden quedarse y ser infieles”. ¿Por qué lo hacen?

1.- No saben comunicar lo que sienten

Antes de pensar que esto suena a una excusa, sigue leyendo. Nosotras tenemos la fortuna de ser capaces de estar en contacto directo con nuestras emociones y de poder comunicarlas, y por eso es tan difícil creer que otro ser humano diseñado de la misma forma que nosotras, no funcione igual.

“Es un maestro en muchas otras cosas (o en todas), pero tiene un cero en comunicación”, dice Brighton. “Si quiere más tiempo en pareja contigo, más sexo, o simplemente desea ponerle más sazón a la relación, lo más probable es que trate de decírtelo un par de veces, pero al no poder expresar lo que realmente siente, se frustre y deje las cosas como están”, agrega.

Si damos vuelta la situación, y suponemos que eres tú quien quiere cambios en la relación, lo más probable, es que se lo digas hasta asegurarte que entendió lo que quieres, y no sólo eso, tú sabes con total claridad lo que quieres, por eso es tan difícil entender cómo piensan los hombres. Por otro lado, él no sólo no puede distinguir con claridad qué es lo que siente y qué es lo que quiere (sólo sabe que hay algo en su relación que no está bien), sino que tampoco sabe cómo comunicarlo.

Sus frustraciones (de las que tú no eres culpable) lo llevan a satisfacer lo que no puede contigo, en otro lugar.

2.- Lo hacen basados en sus propias inseguridades

Brigthon, comparte que “ha conocido muchos hombres que aman a sus esposas o novias, que aman la vida que tienen juntos, pero sin embargo, deciden ser infieles”. Ella agrega, que “en estos casos, su infidelidad no tiene nada que ver contigo, no con lo que siente por ti, sino que tiene que ver con sus propias inseguridades”.

Muchos hombres miden el éxito de sus vidas, con el éxito en la alcoba. Este tipo de hombres, necesita saber y sentir que aún es un “Súper Hombre” y lo consigue conquistando a otras mujeres. El sentimiento de poder despertar atracción, emociones y deseo en otras mujeres, es la adrenalina que necesita para seguir.

Este es un problema que debe ser solucionado, ya que los hombres que entran en esta categoría nunca pueden llegar a ser felices.

3.- Odian (con énfasis en odio) los conflictos

Sabiendo que son malos comunicadores, los hombres ven un conflicto y huyen. Si eres mujer seguramente has oído decir que los hombres no se sienten atraídos hacia mujeres conflictivas, dramáticas, necesitadas o dependientes. Todas estas características huelen a conflictos en el mundo de los hombres y ellos van a hacer lo que sea por evitarlos.

Una de las razones por las que evitan las confrontaciones, es por su falta de habilidad para comunicarse. “En lugar de discutir sus emociones o necesidades contigo, el elegirá ‘ignorar el problema’, y en su ligar, evitar las incómodas peleas, preguntas o heridas a como dé lugar. Él simplemente buscará en otra mujer lo que él siente que la relación que ustedes dos tienen necesita”.

Y nuevamente, me gustaría hacer hincapié, en que no estamos defendiendo estas conductas, simplemente estamos tratando de dar un poco más de claridad, a los comportamientos y emociones que impulsan a diferentes hombres a la infidelidad.

4.- Les gusta vivir con la menor confrontación posible

No quieren enfrentarte y decirte que ya no le gusta como se siente la intimidad contigo, no se anima a decirte que le gustaría hacer otras cosas, o que no sabe por qué no se siente tan atraído como antes hacia ti. Brigthon explica que basado en su forma de pensar y de ver las cosas, ellos prefieren buscar ‘el sexo’ que ellos sienten que necesitan en otro lugar, en vez de tener que pelear contigo al respecto. “Tú vives con él, y a ti te tiene que ver a diario”, entonces es mejor no buscar una confrontación contigo y buscar en otra mujer lo que no se anima a pedirte a ti.

“Para ellos, esta es una situación donde sólo se gana; tú no te enteras y no discutes con él, y él encuentra en otra mujer el placer que aparentemente no puede sentir contigo”, explica Jessica. Sin embargo, la verdad, es que es una situación en la que todos pierden.

¿Hay algo que se pueda hacer para evitar todo esto? ¿Existe alguna solución?

Sí, hay muchas cosas que se pueden hacer, y es menos complicado de lo que tú crees. Según los especialistas, los hombres, que entran dentro de estas 4 categorías, no quieren tener a dos mujeres (o más), ellos simplemente “quieren volver a sentir la conexión que sintieron contigo el primer día”.

El hecho que ya no se sientan tan atraídos hacia sus esposas, no es culpa de la mujer, es algo que ocurre en ellos, pero la falta de buena comunicación es responsabilidad de los dos.

Los hombres no saben expresarse, pero la mayoría de las mujeres, no saben escuchar sin atacar. Si él sabe que cada vez que te diga algo en lo que tú no estarás de acuerdo, tú vas a enfadarte, él comenzará a guardar más y más secretos y emociones, llegando al punto al que las cosas no tengan vuelta atrás. Escucha con atención, no tomes la defensiva pensando que cada vez que te diga algo que tú no quieres oír, es por que te quiere lastimar. Se llega más lejos prestando atención a los reclamos y trabajando en ellos que sólo registrando las palabras dulces y de apoyo.




Fuente: whatthegirl