En la vida todos tenemos problemas. Muchas veces hay quienes recurren a una terapia para solucio...

Tuesday, August 23, 2016 by Anabelly Hernandez

En la vida todos tenemos problemas. Muchas veces hay quienes recurren a una terapia para solucionar sus conflictos internos o aquellos asuntos inconclusos que no les permiten avanzar. En realidad no tiene nada de malo ir a un psicólogo para que los ayude con aquellos temas que les hacen la vida complicada, pero muchas veces no hay nada mejor que una buena dosis de ejercicios para motivarse.

Hacer ejercicio es mucho mejor que cualquier terapia y estas son las razones.

1. El horario y lugar los escoges tú. Tú misma escoges el lugar y horario que mejor se acomode a tu rutina. Si estudias, trabajas o ambas, tú misma encuentras el momento perfecto para ir a entrenar en el sitio que mejor te acomode. No tienes que ir necesariamente a una oficina en determinado lugar de la ciudad.

2. Es mucho más económico, y, literalmente te quita un peso de encima. Lo que gastas en un par de sesiones lo puedes invertir en un mes de gimnasio. Además, de paso bajas ese peso extra que no le hace bien a tu cuerpo.

3. Te hará fuerte por dentro y por fuera. Cuando entrenas tu cuerpo se acostumbra al ejercicio, empieza a tener resistencia y constancia. Tus músculos se hacen más fuertes, tus piernas, brazos y en general todo tu cuerpo se siente diferente. Además tener una rutina te ayuda a tener disciplina, te vas poniendo metas que vas cumpliendo poco a poco y tú misma eres tu propia persona a vencer.

4. No tienes tiempo para llorar. No importa que haya pasado en tu vida, no interesa qué tanto te duele lo sucedido. Cuando entrenas no tienes tiempo para derrumbarte y llorar, cada ejercicio, cada gota de sudor, cada golpe y peso levantado te ayudan a superar el dolor de una manera diferente. Te haces más fuerte mentalmente y aprendes a canalizar el sufrimiento de una manera más sana.

5. Te despejas y, al mismo tiempo, quemas calorías. Cuando entrenas no tienes tiempo de pensar, es verdad que aveces nuestra mente suele volar y recordar lo que nos sucedió en el pasado. Pero mientras haces ejercicio en lo único que trabaja tu mente es en la rutina que te toca. Y mientras esto sucede, quemas esas calorías que tu cuerpo ya no necesita.

6. Libera adrenalina y hormonas que te harán sentir feliz. Cuando terminas de entrenar sientes más energía, tu mente trabaja de forma distinta, puede que aún te sientas triste por algo que pasó, pero también empiezas a pensar en positivo y te das cuenta que la tristeza eventualmente se irá.

7. No necesitas de mucho para poder ejercitar, solo ganas. Crossfit, Running, Aeróbicos, para la mayoría de ejercicios lo único que necesitas es solo tu cuerpo. Sí, es verdad que a veces necesitamos implementos que nos ayuden a trabajar mejor, pero en realidad todo lo que necesitas es ganas de intentarlo. Porque como dicen, “si tienes un cuerpo, entonces eres un atleta.”

8. No debes agendar una cita con anticipación. Puedes ir cuando tú quieras, empezar cuando te sientas lista y no necesita agendas una cita con semanas o meses de anticipación. Si deseas, puedes empezar hoy.

9. Te pondrá en contacto con tu cuerpo para sentir bienestar. A veces la vida pasa tan rápido que no nos detenemos en escuchar lo que nuestro cuerpo nos quiere decir, ejercitarse es la mejor manera de estar en contacto directo con él.




Fuente: whatthegirl