El desodorante es uno de los productos básicos para la higiene diaria de cualquier persona, per...

Sunday, August 28, 2016 by Anabelly Hernandez

El desodorante es uno de los productos básicos para la higiene diaria de cualquier persona, pero a todos nos ha pasado alguna vez que pese a su continua aplicación, a veces el producto no cumple sus principales funciones: evitar el olor desagradable y el sudor excesivo.

Andar sudada todo el día no es nada agradable y podemos hacer que este incómodo momento llegue a su fin, solo tienes que seguir algunos consejos para que el uso del desodorante sea más efectivo en tus axilas. Toma nota de estos seis trucos para realizar con tu desodorante y evitar el sudor excesivo:

1.- Diferencia entre un desodorante y un antitranspirante

¿Conoces la diferencia entre un desodorante y un antitranspirante? El desodorante se concentra en combatir el mal olor de tus axilas, mientras que el antitranspirante también se enfoca en reducir el sudor. ¿Cuál prefieres?

2.- Aplica de manera adecuada

Es necesario que apliques el desodorante o antitranspirante de forma uniforme sobre toda tu axila, evita dejar algún espacio libre. Deja que seque y minutos después ponte la prenda de vestir.

3.- Evita los vellos

Los vello en las axilas hacen que sea más difícil que el antitranspirante o desodorante pueda penetrar bien en tu piel. Si no te has depilado, asegúrate de que el producto llegue a tu piel para que pueda cumplir bien su función.

4.- Aplícalo de noche

Todos nos hemos acostumbrado a aplicarlo para iniciar el día y ese es un grave error. Los expertos recomiendan hacerlo por la noche, pues a esa hora el cuerpo suele estar más frío, por lo que la cantidad de sudor es menor. En otras palabras, las glándulas sudoríparas son más receptivas a los componentes del producto y la penetración resulta mucho más eficaz.

5.- No lo apliques después de la ducha

Este es otro error bastante común. En las mañanas, después de tomar un baño, siempre aplicamos el desodorante para iniciar el día. La piel húmeda hace que los agentes químicos del producto que evitan el mal olor no puedan actuar de forma adecuada.

6.- Cambia de marca cada cierto tiempo

Así como sucede con el cabello y el shampoo, las axilas también se pueden volver inmunes a un tipo o marca de desodorante. Será mejor que lo cambies cada cierto tiempo para que su función sea más efectiva.




Fuente: whatthegirl