Uno de los temas favoritos de las mujeres cuando están juntas, es hablar de sus maridos. Ellas ...

Tuesday, August 30, 2016 by Anabelly Hernandez

Uno de los temas favoritos de las mujeres cuando están juntas, es hablar de sus maridos. Ellas tratan de ser comprendidas en sus relaciones, quieren algunos consejos, o simplemente divertirse con algo gracioso que los esposos pueden haber hecho.

Esto no solo es un problema de muchas mujeres. Algunos hombres también lo hacen. Sin embargo, algunos secretos deben mantenerse a cuatro llaves; hay cosas que no deben mencionarse bajo ninguna circunstancia porque, incluso si tu pareja no lo supiera nunca, esa falta de lealtad causará problemas en tu matrimonio. Ahora, ¿sabes qué cosas acerca de tu marido puedes, y cuáles no puedes hablar con nadie?

Es difícil de saber esto, ¿no es así? Para ayudarnos a saber qué “metidas de pata” puedes contar, y cuáles debes mantener en secreto, he aquí algunas preguntas sobre las que puedes reflexionar:

1.- Su vida sexual y la relación íntima

La doctora Elizabeth Lombardo, en uno de sus libros dice que esta es quizás la principal, la que más puede molestarle: comentarios acerca de su sexo, lo que le gusta o no le gusta, o de los detalles íntimos de la relación. ¿Te puedes imaginar a tu esposo comentando con sus amigos algo tan íntimo sobre ti? ¿Cómo te sentirías?

2.- Sus miedos y aversiones

Los hombres son educados para no sentir miedo de nada, o no son como los hombres. Suena muy raro esto, pero así es como la sociedad nos obliga a ser. Así que si tu esposo te comparte algo que puede parecer absurdo, como miedo a los truenos, a las ranas, a las arañas o a las ratas, debes mantener este secreto, porque, como declaró el Doctor Audrey Sherman, autor del método PsychSkills:“Las mujeres no son reacias a compartir sus miedos, pero los hombres sí lo son”.

3.- Sus hábitos molestos

La doctora Lombardo explica que cuando tú les dices a tus amigos que tu marido no se cambia los calcetines todos los días, o que hurga —sin darse cuenta— con su dedo en la nariz, o algo desagradable y repugnante, haces que tus amigos lo miren y lo asocien negativamente con algo desagradable.

4.- Su salario no es el ideal, o no tiene éxito en su trabajo

Si tú ganas más que él, o si tú eres la proveedora de la casa, o si él nunca logra conseguir un ascenso, o un aumento de salario, eso guárdalo para ti porque: “Nuestra cultura nos enseña que los hombres deben ser capaces de mantener a su familia y estar en control todo el tiempo”, como lo indica la doctora Sue Johnson. Ya sabes: en la casa del ahorcado, no se menciona la cuerda, y tú no quieres hacer sentir incompetente a tu marido, ante la situación financiera de la familia.

5.- Su incapacidad para hacer sencillas reparaciones del hogar

En este sentido, el Dr. Lombardo asegura que “Los hombres equiparan su masculinidad con la capacidad de arreglar las cosas“. Una vez más, debido a los roles tradicionales que la sociedad plantea a ellos, si al reparar él deja algo gracioso en tu casa, como un mal cierre de la puerta, contarlo para ti es solo algo divertido. Para él, es hablar mal de su hombría.

6.- Un defecto importante del que aún no han hablado

Si él tiene algún defecto grave que te preocupa, por ejemplo, si tú piensas que él podría ser un mejor padre, o marido, hablar directamente con él al respecto. Después de todo, él es la persona que piensas tiene que cambiar, y no las amistades que te escuchan.

7.- Los comentarios que hace sobre tú y tu familia

Todas las mujeres se sienten tratadas injustamente, si saber si han sido víctimas de comentarios desagradables, incluso si se trata de algo rutinario y común entre las parejas. Los comentarios hechos en la intimidad, fuera de ese contexto, toman otras dimensiones. Así que para evitar el riesgo de hacer que tus amistades sientan ira hacia tu esposo y se sobredimensiones algo dicho en privado, es mejor que no divulgues esa información.

8.- Sus creencias políticas o religiosas

Hay opiniones sobre ciertos temas que son exacerbadas y que a veces no pueden ser tan cómodas. Debemos respetar las diferencias de opinión de nuestra pareja, incluso si son de cosas importantes para nosotros. Hay que salvar los comentarios acerca de sus creencias, especialmente si esto no es lo mismo que profesamos, porque por falta de conocimiento podemos hablar de algo que no entendemos por completo.

9.- Sus problemas con otros miembros de la familia

A diferencia de las mujeres —que les gusta resolver pronto sus problemas de familia, y a quienes se les facilita perdonar, como enseña la Dra. Lombardo—, en los hombres hay un mecanismo diferente. Éstos pueden ser más lentos para resolver un desacuerdo con un familiar, y si tú sacas a la luz sus problemas, eso puede detener aún más la resolución de conflictos. En cambio, le ayudarás mucho si muestras empatía y un esfuerzo por entender sus sentimientos.

10.- Los errores cometidos por él en el pasado

Sacar a relucir errores y eventos del pasado no es un buen tema. Además de que tus amistades nunca entenderán la situación por completo, tu marido hallará que tú has sido más fiel a tus amigos, que a él. Esto puede generar recuerdos tristes y desagradables, que fomentarán discusiones entre ustedes. Es mucho mejor si puedes ayudarle a recordar las cosas buenas que han pasado en su vida. Por ejemplo, recuerda la alegría de los momentos simples que has vivido con él, o incluso las experiencias buenas que él tuvo antes de que se conocieran.

La doctora Sue Johnson llega a la conclusión de que cuando tú comentas sobre las deficiencias de tu cónyuge con otros, el problema no es el fracaso de él en sí, sino que la relación está sufriendo algún tipo de fractura. Por esto, es posible que tengan que buscar un terapeuta para aprender a comunicarse y volver a conectar entre ustedes para salvar su matrimonio.

De todos modos, evita decir cualquier cosa que lo disminuya o minimice ante tus amigos o familiares —incluso si él no está cerca para oír o enterarse—. Siempre es un riesgo que a la larga le hará un daño profundo, u ofenderá sus sentimientos y su integridad. Por lo mismo, evita ese tipo de indiscreciones: no son adecuadas para tu relación amorosa y, lo que es peor, debilitan la confianza, la cual es uno de los fundamentos de un buen matrimonio.




Fuente: whatthegirl