El juego se basa en la realidad aumentada y en la geolocalización para hacer que los usuarios se...

Tuesday, July 12, 2016 by Anabelly Hernandez

El juego se basa en la realidad aumentada y en la geolocalización para hacer que los usuarios se muevan en busca de las pequeñas criaturas

Los amantes de la saga Pokémon están felices, ya que el juego Pokémon Go por fin llega a los smartphones. El popular juego de Niantic es el primer videojuego de Pokémon que no llega a una consola de Nintendo. Es un hito, se mire como se mire, porque poder capturar un personaje suelto en el mundo real es algo con lo que los fanáticos alrededor del mundo han soñado.

La aplicación con las famosas criaturas de Nintendo ha aterrizado en Google Play y también en la App Store, pero de momento sólo está disponible en unos pocos países, entre los que están Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.




Una vez instalado, se debe activar el GPS del celular y en cuestión de segundos comienza el juego. Sólo tendremos que registrarnos con una cuenta de Google o bien crear una de entrenador Pokémon para entrar en la partida. Tras la bienvenida del profesor Willow, lo primero de todo será crear la apariencia de nuestro personaje, personalizando aspecto y ropa.

Cuando tengamos nuestro personaje listo, Willow nos avisará que podemos empezar a poner a prueba nuestra destreza. Tendremos tres Pokémones a mano (Bulbasaur, Charmander, y Squirtle, en este inicio). Pero para atraparlos deberemos movernos; no conseguiremos resultados si permanecemos sentados.

Cada jugador inicia con 50 esferas para capturar las 150 especies de la primera generación del juego.

Alertan sobre los peligros de Pokémon GO



En cuestión de minutos ya podrás empezar a atrapar Pokémones, aunque para ello uno tiene que comenzar a caminar. En la pantalla veremos un mapa del lugar donde nos encontremos y nos tendremos que dirigir hacia el punto en el que se encuentra el Pokémon que atrapar para poder capturarlo. Una vez que estemos suficientemente cerca, será tan simple como pulsar en el Pokémon y se nos abrirá una pantalla para atraparlo.

Mediante la cámara y el uso de realidad aumentada lo podremos buscar, aunque si nos desesperamos porque no lo encontramos, será tan sencillo como desactivar la realidad aumentada para ver una imagen del Pokémon en cuestión.

Una vez en pantalla el Pokémon, bastará con tirar la Pokeball con destreza para que éste acabe en nuestra Pokedex. Fácil, pero esto sólo es el principio, porque Pokémon Go es un juego de exploración y de movimiento.

Luego de capturar distintos Pokémon cerca de su ubicación, ¿ahora qué se hace? Ya no habrá varios Pokémons al alrededor para atraparlos, irán apareciendo con el tiempo. Además, hay que ser hábiles para conseguirlos, ya que al tirar mal la Pokeball se desperdiciará una y no son infinitas.

Un punto muy importante es que en lugares emblemáticos se encontrarán los famosos gimnasios, donde podremos poner nuestras capturas a prueba. Para poder jugar en ellos, además de ir hasta allí, uno tiene que tener un nivel de entrenador 5, algo que se gana visitando distintos lugares y luego de capturar varias criaturas.

Además de poder comprar una pulsera de Pokémon que, conectada al móvil, avisará de la cercanía de un Pokémon que atrapar, existe otra vía de rentabilización del juego. Pokémon Go también confía en la vía más habitual a día de hoy, las compras in-app. Mediante oros podremos comprar más Pokeballs y otros objetos, pero se empieza el juego con cero, por lo que la única manera de conseguirlos es pagando.

A primera vista, este es un gran acierto de Nintendo. Pokémon parece haber dado en el clavo con este juego. El uso de la realidad aumentada y obligar al usuario a moverse parecen grandes ideas. Primero, porque resulta atractivo para los usuarios. Segundo, porque fomenta que los jugadores estén en movimiento.




Fuente: Infobae