Jennifer Aniston siempre ha cautivado la atención de los medios de comunicación y no específica...

Wednesday, July 13, 2016 by Lourdes López

Jennifer Aniston siempre ha cautivado la atención de los medios de comunicación y no específicamente por su carrera en la actuación. Primero fue sobre su divorcio con Brad Pitt, luego fue si llegaría a casarse con su actual marido Justin Theroux, y por último y, de forma más persistente, si está embarazada.

Durante todo el año Aniston ha sido fotografiada con la intención de tener fotografías y titulares ''Jennifer embarazada'' por la burda acción de tocarse el vientre mientras hacia sus actividades diarias. Estos movimientos la convertían automáticamente en madre y todo radica porque la actriz ya paso  la edad considerada apta para concebir. Entonces... Qué paso? Según los cánones de la sociedad implantados en el subconsciente, ella es mujer y como resultado debe concebir una vida.

La actriz ha llegado al límite. En una columna del Huffington Post, lo dejó bien claro: Quiero dejar constancia de que no estoy embarazada, escribió. "Lo que estoy es harta. Estoy harta del escrutinio diario al que somos sometidas y de que tengamos que avergonzarnos de nuestro cuerpo con el pretexto del “periodismo," de la "libertad de prensa", y de "las noticias sobre los famosos”.

Porque esto afecta a todas las mujeres, continuó: "Si soy un símbolo para algunas personas, entonces está claro que soy un ejemplo del cristal a través del cual nosotros, como sociedad, vemos a nuestras madres, hijas, hermanas, esposas, amigas y colegas. La deshumanización y el escrutinio al que sometemos a las mujeres es absurdo e inquietante."

Estas normas culturales son "aceptadas por toda la sociedad... es algo que está grabado en nuestro subconsciente" y es especialmente perjudicial para las niñas que lo interiorizan. "La idea de que las niñas no son guapas a menos que estén increíblemente delgadas, que no son dignas de nuestra atención a no ser que parezcan una supermodelo o una actriz de las que salen en las portadas de las revistas, es algo que todos estamos interiorizando de buen grado " escribió Aniston. 

"Este condicionante es algo con lo que las niñas llegan a la edad adulta. Utilizamos las "noticias" sobre los famosos para perpetuar esta visión deshumanizada de las mujeres, que se centra únicamente en la apariencia física y que los tabloides convierten en un ejercicio de especulación. ¿Está embarazada? ¿Come demasiado? ¿Se ha descuidado últimamente? ¿Está su matrimonio a punto de naufragar sólo porque la cámara haya captado alguna 'imperfección' física?"

Aniston no acepta que estas historias se consideren simplemente un culebrón inofensivo. "La realidad es que el acoso y la deshumanización que he experimentado en mis carnes, desde hace décadas, es un reflejo de la forma retorcida en que valoramos a la mujer... La gran cantidad de recursos que utiliza la prensa para intentar descubrir si estoy o no embarazada (por enésima vez) apunta a la perpetuación de esta idea de que las mujeres, de algún modo, no se sienten realizadas o son infelices si no están casadas y tienen hijos".

A continuación, Aniston explica con todo lujo de detalles la verdad: "Somos personas tengamos o no pareja, tengamos o no hijos. Tenemos la oportunidad de decidir por nosotras mismas lo que es bonito cuando se trata de nuestros cuerpos.

Esa decisión es nuestra y sólo nuestra. Tomemos esa decisión por nosotras mismas y por las mujeres jóvenes de este mundo que nos consideran ejemplos a seguir. Tomemos esta decisión de forma consciente, lejos del ruido de los tabloides. 

No necesitamos estar casadas o ser madres para sentirnos realizadas. Tenemos la oportunidad de decidir nuestro propio ‘final feliz’ por nosotras mismas".

En cuanto a los rumores sobre un embarazo Aniston terminó añadiendo: "Sí, puedo ser madre algún día, y como estoy expuesta a los medios constantemente, si alguna vez lo hago, seré la primera en hacerlo saber. Pero no busco ser madre porque no me sienta realizada, como nuestra cultura basada en las noticias sobre los famosos nos llevaría a creer. 

Me molesta que me hagan sentir mal porque mi cuerpo esté cambiando y/o me haya comido una hamburguesa para almorzar y me hayan hecho una foto desde un ángulo raro y, por tanto, se llegue a dos conclusiones: "embarazada" o "gorda". "La prensa amarilla no van a cambiar, pero nosotros sí podemos hacerlo: "Tenemos la oportunidad de decidir cuánto nos creemos de lo que nos cuentan, y, tal vez, algún día los tabloides se verán obligados a ver el mundo de una forma más humanizada, porque los consumidores sencillamente hayan dejado de comprar todo ese montón de mierda".

Fuente: Elle.com