Con los estragos que causa el verano y el otoño a la vuelta de la esquina, corremos el riesgo d...

Friday, July 15, 2016 by Lourdes López

Con los estragos que causa el verano y el otoño a la vuelta de la esquina, corremos el riesgo de que el pelo se caiga (las hojas se caen de los árboles y con el cabello ocurre lo mismo). Por eso, para anticiparnos a la tendencia a la caída en los próximos meses, te damos siete claves que tienes que tener en cuenta en el cuidado de tu pelo.

No vale cualquier peine, nuestro cabello debe ser cuidado y, según el tipo de pelo, puede haber peines que lo estropeen. Esto no significa que haya que gastarse mucho dinero en un cepillo caro, sino que la compra sea inteligente. Los expertos aconsejan un cepillo de plástico que tenga una considerable separación entre las púas.

Peinar el cabello continuamente y aplicar constantemente productos hace que este se debilite y adquiera facilidad para caerse. Intenta peinar tu pelo lo mínimo posible a lo largo del día y déjalo respirar y relajarse de vez en cuando.
Sí, a nosotras también nos ha sorprendido, pero hay que evitarlo. Es una de las peores cosas que puedes hacerle a tu pelo. Cuando está mojado, el cabello es muy débil, por lo que peinarlo de manera brusca lo romperá con facilidad. Procura secarlo un poco antes de peinarlo y hazlo con cuidado.

Para evitar que el pelo sufra al peinarlo (sobre todo cuando está mojado y débil), utiliza un desenredante. Se trata de un acondicionador sin aclarado, que además, aportará suavidad y brillo a tu cabello.

En lugar de peinar todo el cabello de golpe, hazlo por partes. Comienza por las puntas, de puntas a medios, y ve peinando suavemente con movimientos hacia arriba y hacia abajo. Hazlo de forma ascendente hasta llegar a las raíces y, finalmente, peina todo el recorrido del pelo con delicadeza. De este modo, no sufre tanta presión.

Como cualquier otro producto que usamos a diario, hay que llevar a cabo unos cuidados por cuestiones higiénicas. El pelo coge mucha suciedad que, sumado a los productos que aplicamos en él, cada vez que lo peinamos, todo lo que lleva se queda en el cepillo. Por eso, intenta limpiarlo de forma habitual o, de vez en cuando, invierte en uno nuevo.

Cuando tenemos el pelo muy enredado o con grandes nudos, tendemos a tirar muy fuerte para que este desaparezca, aunque nos llevemos un mechón en el intento. Pues bien, eso NO hay que hacerlo. Cepíllalo con suavidad y aplica desenredante hasta que desaparezca. Tómate tu tiempo y ten paciencia, tu pelo lo agradecerá.


Fuente: Woman Madame Figaro