Si bien para muchos es una “pesadilla” tener que recurrir a un baño público o pedirle el favor a...

Tuesday, July 19, 2016 by Anabelly Hernandez

Si bien para muchos es una “pesadilla” tener que recurrir a un baño público o pedirle el favor a un amigo que nos deje usar su WC, es una experiencia difíciles de evitar; razón por la que muchos adquirimos el hábito de colocar papel sobre el inodoro antes de usarlo.

Sin embargo, esta medida de protección puede tener un efecto adverso. De acuerdo a una investigación del diario Británico The Sun, cubrir la taza del inodoro es mucho más perjudicial que no hacerlo.

Los los inodoros están diseñadas para prevenir el contacto de tu piel con las bacterias existentes en el lugar, su forma y material hacen que sa difícil para los gérmenes permanecer ahí y reproducirse. 

Sin embargo, el papel higiénico tiene una textura rugosa ideal para que las bacterias y microbios se peguen a él, pues su material es idóneo para la propagación de gérmenes.

De cualquier manera, tu piel es una barrera natural que te protege de estos organismos. Lo mejor es que te despidas del papel en el asiento que estorba más de lo que ayuda. Si te da muchísimo asco, la mejor opción es siempre hacer "de aguilita" en baños públicos. 

¿Otro consejo? Evita a toda costa los secadores de manos eléctricos pues contienen una gran cantidad de bacterias en su interior. Al activarlo, los gérmenes se ponen en contacto directo con tu piel.



Fuente: Salud 180