Hay señales inequívocas de que tu vagina no está cien por cien saludable. Entre ellas, el mal o...

Wednesday, July 06, 2016 by Anabelly Hernandez

Hay señales inequívocas de que tu vagina no está cien por cien saludable. Entre ellas, el mal olor o la sequedad permanente son síntoma de que debes ir al médico. 

Vagina seca
La vagina no puede estar constantemente seca o, por el contrario, constantemente húmeda. Tiene que haber un punto intermedio, aunque es normal que en determinadas momentos vaya a un extremo u otro, lo cierto es que si hay sequedad durante un periodo largo de tiempo es imprescindible visitar a tu médico. La sequedad en la vagina es normal a partir de la aparición de la menopausia. Para comprobar si está en buen estado pasa tu mano entre las piernas y si sientes una capa de grasa ligera es indicativo de que la zona está sana y que no ha perdido su capa protectora.

Mal olor
La vagina es una zona del cuerpo que tiene un olor particular, que toda mujer conoce y que, aunque sea más fuerte o sutil, es tan característico que te haces a él. Esta zona está constantemente tapada y es normal que en determinadas momentos el olor pueda ser más fuerte, pero si las condiciones no se dan y al hacer pis resulta nauseabundo es que viene de la vagina y es señal de que algo no anda bien. Lo más común en estos casos es darse duchas vaginales con el fin de eliminar el olor, pero eso lo único que hace es enmascarar el problema y lo mejor es acudir al médico.

Exceso de limpieza
La vagina es importante mantenerla limpia, pero con un PH adecuado, es decir, no se debe estar limpiando más de la cuenta ni usar geles con perfume ya que esto hará que tengas más posibilidades de sufrir una infección vaginal al quitar toda la protección natural de tu vagina. Los niveles de PH normales están entre 3.8 y 4.5.

Además, la forma en la que te limpias tras orinar es importante. Al igual que tras defecar, la forma correcta de limpiarte es de adelante hacia atrás, ya que si lo haces al revés puedes introducir bacterias en la vagina.

Ardor
Lo normal es que en tu vida diaria no sientas picazón ni ardor al caminar o al estar parada, pero si esto ocurre es sinónimo de que algo no está bien en la zona. También si sientes lo mismo a la hora de orinar deberías empezar a preocuparte, sobre todo si el picor o ardor persiste a lo largo del tiempo. 

Flujo con color
El flujo de toda mujer debe ser transparente o blanco, en caso contrario es que algo no está funcionando correctamente. Lo cierto es que cuando estás ovulando el hilillo de flujo es más abundante, pero solo en este periodo de tiempo. Además, la cantidad debe ser normal, es decir, la que se queda en el papel cuando te limpias después de hacer pis o la que queda en tu ropa interior. Si es abundante y necesitas usar protección constantemente visita a tu ginecólogo.

Gotas de sangre
Si la orina presenta restos de sangre y no estás en el periodo menstrual significa que hay algo que no está bien en el interior de tu vagina. Cada mujer tiene un ciclo menstrual distinto y con el paso de los años se va regulando, aunque es cierto que hay circunstancias que provocan alteraciones, como los cambios de temperatura, el estrés, la medicación, etc. Si orinas y hay sangre y no lo relacionas con tu periodo, visita a un médico.

Irritación al tener sexo
Tanto en la masturbación como en las relaciones sexuales la lubricación natural de los genitales, como de preservativos o geles es esencial. Si al masturbarte o tener sexo te duele o sientes la zona irritada puede que tengas una infección.



Fuente: Qué!