Como nunca se sabe cuándo vas a tener que marcarte un “Cenicienta”, ficha estos sencillos pasos...

Saturday, July 30, 2016 by Lourdes López

Como nunca se sabe cuándo vas a tener que marcarte un “Cenicienta”, ficha estos sencillos pasos para mantener unos pies de 10 al mínimo esfuerzo.

1. Ellos también necesitan hidratación
Los pies suelen ser los eternos olvidados en nuestro ritual beauty de cada día. Es hora de que les prestes un poquito de atención pues aguantar tu peso (por muy divina que estés) no es tarea fácil. Aplica una crema (si es especial para tu tipo de pies, mejor) después de la ducha y antes de acostarte. Así evitarás la aparición de sus archienemigas, las durezas, y los mantendrás perfectamente hidratados.

2. Alíate con la piedra pómez
No, no es algo que solo pueda utilizar tu madre. La piedra pómez será tu compañera perfecta a la hora de tener unos pies de revista. Ella te ayudará a mantener lejos las durezas o lo callos y eliminará la piel muerta que se acumula en esa parte del cuerpo. Bastará con que la uses una vez en semana (en la ducha suele ser lo más práctico), atendiendo a las zonas más sensibles, como los talones.

3. Los pobrecitos también se exfolian
La exfoliación no es una práctica exclusiva para tu cara bonita, tus pies también la necesitan como agua de mayo. Una vez en semana, exfólialos para eliminar las células muertas e hidrátalos, a la vez que te aplicas un ligero masaje circular con ligeros toques de presión. Si ves que estás muy cansada, seguro que tu chico no tendrá problema en darte ese ansiado masaje. Y después…, ¡bueno eso ya es cosa vuestra!

4. Baño de agua caliente y fría
De vez en cuando, sumerge tus pies en agua caliente durante unos minutos y después en agua fría (1 minuto). Será como tener un spa en tu propia casa, y tus pies te lo agradecerán.

5. Calcetines ultra hidratantes para tus pies
No es algo de última generación que acabe de aterrizar del mismísimo Japón. Simplemente se trata de unos calcetines especiales que fomentarán la hidratación de tus pies, favoreciendo su renovación celular. Lávalos con un jabón que respete el PH de tu piel. Asegúrate de secarlos bien, evitando la aparición de hongos; después, colócate estos calcetines y tenlos puestos durante unos 15 minutos. Podrás encontrarlos en las droguerías.

6. Cuida tus uñas
El cuidado de tus uñas no se limita a aplicarte un esmalte primoroso, sino que tienes que mantenerlas sanas. Córtalas de forma recta para evitar que se claven (mejor utiliza un cortaúñas), después límalas de forma cuadrada, sin que queden picos. Retira las cutículas y aplica una crema hidratante. Ahora sí que podrás aplicar ese esmalte que tanto te gusta.

Con estos pasos conseguirás tener tus pies sanos y decentes para llevar sandalias los 365 días al año (sólo apto para valientes). Pero, recuerda: con los primeros signos de hongos, callos o dolor intenso, lo mejor es que visites al podólogo. Él será quien tenga la mejor respuesta para que tus pies vuelvan a estar estupendos y, sobre todo, sanos.


Fuente: Cosmopolitan