Un nuevo estudio, de la organización The Vision Council de E.U.A., reveló que, aunque un cuar...

Saturday, June 11, 2016 by Lourdes López

Un nuevo estudio, de la organización The Vision Council de E.U.A., reveló que, aunque un cuarto de los estadounidenses están preocupados por el daño de los rayos UV en sus ojos, sólo el 31% de estos en realidad toman acciones para protegerse. Por lo que parece ser que es importante que utilices tus gafas oscuras, incluso en invierno.

“El daño UV a los ojos puede comenzar en tan poco como 15 minutos", dijo Justin Bazan, asesor médico del Consejo de la Visión, en un comunicado de prensa. "Muchos estadounidenses tienen una relación ‘pasiva’ con sus gafas de sol y no se dan cuenta de las consecuencias peligrosas para la salud que se pueden producir a partir de la exposición excesiva a los rayos del sol sin la protección correcta de los ojos."

Los lentes solares a menudo son reservados sólo para largos caminos en el automóvil o para los viajes a la playa, pero el nuevo estudio argumenta que deberíamos de usarlos más a menudo.

Los investigadores descubrieron que el 36% de los participantes pasaban tiempo en el exterior entre las 2 y 4 p.m. – cuando los rayos ultravioletas son más fuertes. Nuestros ojos están expuestos a los rayos UV casi en cualquier lugar, incluyendo en el automóvil en donde el asfalto refleja el 9% de los UVs. Al caminar, si estás rodeado de concreto entonces te refleja un 25% de UVs. Y estar cerca del agua probablemente es lo que más te daña, ya que refleja el 100 por ciento de los rayos ultravioleta.

La radiación UV es un asesino silencioso, tiene la habilidad de dañar nuestro cuerpo a nivel ADN. En ocasiones, ni siquiera la aplicación de bloqueador solar puede evitar que los rayos UV dañen tu piel. En los ojos, los rayos ultravioletas pueden quemar los ojos, inducir al desarrollo de cataratas e incluso contribuir a la degeneración macular relacionada con la edad.

Al comprar lentes oscuros, asegúrate de adquirir algunos que bloqueen el 99 al 100 por ciento tanto de rayos UVA como UVB y que descarten del 75 al 90% de la luz visible. Y recuerda que los rayos UV no sólo vienen del sol: a menudo llegan como reflejos de otras superficies, como el agua, el concreto o la nieve.


Fuente: Muy interesante