La cantante busca inspirar a otros a buscar soluciones a sus problemas. Demi Lovato dice que...

Tuesday, June 28, 2016 by Anabelly Hernandez

La cantante busca inspirar a otros a buscar soluciones a sus problemas.

Demi Lovato dice que hubo una época en que ella no creía que iba a estar viva a los 21 años.

La estrella pop, ahora de 23 años, luchó por años con su adicción a las drogas y al alcohol, además de un desorden bipolar y alimenticio, hasta que fue a rehabilitación a la edad de 18 años, en 2010. Habló sobre sus batallas personales en la edición de julio de la revista American Way de American Airlines.

Recuerda cómo se automedicaba con alcohol, cocaína y OxyContin.

“Vivía rápido e iba a morir joven”, dijo Lovato. “No creí que iba a llegar a los 21″.

Lovato í lleegó a los titulares en 2010 cuando golpeó a un bailarín de su gira con los Jonas Brothers, sus coestrellas de la serie de Disney Channel Camp Rock. La cantante ingresó a rehabilitación por tres meses, donde fue diagnosticada con desorden bipolar y también fue tratada por bulimia.

“Entonces ahora estoy en rehabilitación”, le dijo Lovato a American Way. “Pensé: ‘Oh, genial, el mundo ya me ve como otro estereotipo”.

“Pensé: ‘No estoy en tratamiento por un problema de drogas o alcohol”, agrega. “Pero una vez que empecé a comer de nuevo, los otros problemas empeoraron”.

En enero de 2013 se supo que Lovato había ingresado a un retiro de sobriedad. Se quedó ahí por un año. Lovato dijo en Access Hollywood que antes de buscar tratamiento para abuso de sustancias, “no podía estar sin cocaína por media a una hora”, e inclusive la llevaba a los aviones.

American Way dice que la cantante tomó su último trago en enero de 2012 y que continúa asistiendo a las reuniones de Alcohólicos Anónimos, como muchos exadictos todavía hacen. Lovato celebró su cuarto año de sobriedad el pasado marzo.

La batalla de Lovato con su imagen corporal empezó mucho antes de ser diagnosticada con bulimia. La cantante recordó que cuando era pequeña veía su barriga y se preguntaba si alguna vez sería plana. Hizo comentarios parecidos en una entrevista en Katie en 2012.

Su madre, una exporrista de los Dallas Cowboys y su abuela, las dos tuvieron problemas de bulimia, dijo a la revista.


“Inclusive cuando tenía 2 ó 3 años”, le dijo la cantante a la revista. “Estar cerca de alguien que pesaba 36 kilos y tenía un desorden alimenticio… es difícil no crecer con esos mismos problemas”.

Los desórdenes alimenticios de su madre empeoraron después de que el padre de Lovato, quien también luchaba con alcoholismo y desorden bipolar, se separó cuando Lovato era una niña, contó a American Way. Su padre murió a los 54 años, en junio de 2013.

“Espero que mis hijos no lo tengan, pero es como una adicción”, dijo la cantante sobre la bulimia. “Es hereditario”.

Lovato también le dijo a publicación que compitió en concursos de belleza hasta los 12 años y que atribuye algunas de sus inseguridades a “estar en escena y ser juzgada por mi belleza”. Dijo que comenzó a comer compulsivamente cuando tenía 9 años y que después sintió la necesidad de eliminar la comida mientras ganaba peso con la edad y se comparaba con las modelos flacas. También la acosaban en la escuela, por lo que comenzó a cortarse”.

Lovato ahora usa su fama para hacer campañas a favor de aceptar la imagen corporal. Es conocida por ir en contra de la tendencia “thigh gap” y defiende una rutina saludable de gimnasio, como se puede ver en los videos que comparte en Snapchat.

Superar sus problemas ha hecho que Lovato inspire a otros fans a hacerlo.

“Cuando tengo encuentros con los fanáticos, no puedo decirles la cantidad de veces que las chicas me han enseñado sus brazos llenos de cicatrices y cortadas”, le dice Lovato a American Way. “Mi dicen: ‘Tú me ayudaste a superar esto. Por ti, dejé de cortarme’, o ‘Ahora estoy sobria’. Escuchar esas cosas le dio un nuevo significado a mi vida”.

También le dijo a la revista que no buscó tratamiento con la idea de volverse “una inspiración”.

“En el momento me enojaba tener ese tipo de responsabilidad”, dice. “Pero ahora se ha vuelto una parte de mi vida. Hace que rinda cuentas”.




Fuente: E! News