¿Sabías que las grasas del aguacate son lo más cercano a las que componen nuestra piel? ¿O que ...

Thursday, June 23, 2016 by Lourdes López

¿Sabías que las grasas del aguacate son lo más cercano a las que componen nuestra piel? ¿O que el ácido del limón es una alternativa mucho más suave para tu cabello que la mayoría de los productos químicos que existen en el mercado? La próxima vez que tu cabello luzca opaco o necesite una ayudadita, prueba alguna de estas recetas de Mother Nature Work y que puedes preparar con ingredientes de tu propia cocina.

Para todo tipo de cabello

El huevo crudo es de los mejores ingredientes para el cabello. La yema es rica en grasas y proteínas y es un humectante por naturaleza; utilízala para el cabello seco. La clara contiene enzimas que suprimen bacterias y remueven exceso de grasas; excelente para el cabello graso. El huevo completo sirve para cabello normal.

Aplícalo y déjalo por 20 minutos. Enjuaga con agua fría (no lo vayas a cocer) y utiliza tu champú de costumbre.

Las claras pueden aplicarse cada dos semanas, mientras que la yema o el huevo completo sólo una vez al mes.

Para cabello opaco

Muchos productos (además de la contaminación del aire) opacan y secan el cabello. El mejor remedio: el yogurt.

Aplica ½ taza de yogurt y déjalo por 20 minutos. Enjuga con agua tibia, luego con agua fría. Después utiliza tu champú como de costumbre. Puedes emplearlo una semana sí, una no.


Para cuero cabelludo reseco

Mezcla 2 cucharadas de jugo de limón y dos de aceite de oliva y dos de agua. Aplícalo con un masaje en el cuero cabelludo. El ácido del limón ayuda a eliminar los pedazos de piel, mientras que el aceite humecta el cuero cabelludo.

Para cabello fino

Deja ½ taza de cerveza en un recipiente por un par de horas. Agrega una cucharada de aceite de girasol o de canola y un huevo crudo. Aplícalo en el cabello limpio, déjalo por 15 minutos y luego enjuaga. La levadura de la cerveza te ayudará a ganar volumen.

Otra opción es rociar con un atomizador la cerveza reposada. Cuando el líquido se evapore, los residuos de proteína le darán fuerza y forma a tu cabello.

Utilízalo una semana sí, una no.

Para cabello seco o dañado por el sol

La plancha, la exposición al sol y el agua caliente resecan el cabello. La miel es un humectante natural.

Unta ½ taza de miel con un masaje de los dedos, déjala por 20 minutos y luego enjuaga. Puedes añadir 1 ó 2 cucharadas de aceite de oliva para desenredar el cabello y para que la aplicación sea más fácil.

Si el daño en el cabello es muy grave, prueba a añadir a la miel 1 ó 2 cucharadas de aguacate o yema de huevo; te ayudarán a recuperar los enlaces de proteína que destruyen los rayos UV.

Aplícalo una vez al mes.



Para cabello graso

Vierte 1 cucharada de harina o maicena en un salero vacío y rocíalo en el cabello seco hasta que se vacíe. Después de 10 minutos, utiliza un cepillo para quitar el polvo. Aplícalo cada tercer día.

Para cabello con frizz

Aplica medio aguacate molido, masajea, déjalo reposar por 15 minutos y enjuga. Potencia el efecto con 1 ó 2 cucharadas de crema, huevo o mayonesa (excelentes hidratantes). El aguacate contiene la mejor combinación de nutrientes para dar suavidad al cabello. Utilízalo cada dos semanas.


Fuente: Ecoosfera